Archive

Monthly Archives: January 2015

A veces siento la tentación de traer sopa de miso instantánea a la tienda… pero me acuerdo de esta receta de sopa de miso y no cedo. Cocinar precocinados no es lo que más me gusta y a vosotros en general tampoco. Nuestras clientas suelen tener siempre calditos hechos, legumbres remojadas congeladas y un buen fondo de despensa.  Esta receta es ideal para entrar en calor, para recuperarse de catarros o no llegar a cogerlos, ideal después de noches de fiesta para limpiarnos y recuperarnos. Estupenda para fumadores. Tienes que probarla. Repetiras seguro.

Easy 15-Minute Miso Soup

Foto: tablefortwoblog

Del miso ya os hemos hablado en alguna ocasión. Es una pasta de soja, cebada o arroz fermentada durante años, que resulta muy saludable. Es muy adecuada para el desayuno (como hacen en Japón) o las comidas, pero ocasionalmente yo también la tomo para cenar. Regula la flora intestinal, es depurativo, ayuda a eliminar los radicales libres… un gran descubrimiento… Es uno de esos alimentos que hacen que una se sienta limpia por dentro. Atención aquellas personas que tengan contraindicada la soja por temas de tiroides o cancer!!!! El resto sin problemas.

INGREDIENTES:

2 tazas de caldo de verduras (puede ser de pollo o pescado si no eres vegetariano o vegano)

2 tazas de agua

2 cucharaditas de miso a vuestra elección

1/2 paquete de tofu en cubos

3 cm de wakame en tiras

1/4 de cebolleta o 1/2 zanahoria en juliana

1 ajo picado

1 cucharada de aceite vegetal (sésamo, oliva…)

1 cucharadita de sésamo

Saltear las verduras ligeramente. Añadir el ajo picado, mover y añadir el caldo y el agua. Añadir el wakame en tiras muy finas y el tofu a dados. Llevar a ebullición y dejar cocer unos 20 minutos a fuego lento (es interesante consumir el tofu bien cocinado). Retirar del fuego y añadir cuando cese el hervor, las incorporamos al caldo disolviéndolas dentro de un colador con la ayuda de una cuchara. El miso contiene sal, probar y corregir de sal en este momento. Añadimos el sésamo y servimos. Es importante no cocer el miso, sobre todo si lo conseguimos no pasteurizado, para conservar todas las enzimas.

Muchos de vosotros utilizáis el tahini únicamente para preparar hummus, o falafel… Aquí os facilitamos una estupenda receta para beneficiaros de todas sus propiedades y de incorporarlo a nuevos platos, dándoles un toque nuevo. Esta salsa es estupenda para ensaladas, legumbres, cereales, verduras asadas, pescados incluso… Para mi resulta perfecta para unas verduras asadas, tomates, calabacines, zanahorias, calabaza, berenjena e incluso unas setas a la plancha… Con todo está buenísimo. Se tarda un verbo en hacer y se conserva unos días en la nevera. La receta la hemos encontrado en Healthycookingcamp, un blog que nos gusta mucho y del que sacamos muchísimas ideas como podréis ver en el blog. Rápidas, sencillas, sabrosas y saludables, ideales para todos los días y para alguna ocasión especial.

Foto y receta: http://healthycookingcamp.com

INGREDIENTES:

1/4 taza de tahin

2 cucharadas de zumo de limón

2 ajos

sal y pimienta al gusto

agua para conseguir la consistencia deseada (lo mejor es ir añadiendo 1 cucharada sopera cada vez para no pasarnos)

Mezclar los ingredientes en una jarra y pasar la batidora hasta que la salsa sea homogenea. Guardar en la nevera hasta su uso.

La receta de hoy está buenísima. Nada más alejado del concepto de que la comida vegana o raw (cruda) no es tan buena como las versiones omnivoras.  Únicamente ha de gustar el coco y el cacao, y si no te gusta el coco, sustituyelo.

Recipe for Perfect Chocolate Truffles from Martha Stewart <-- #WinePairing: Sutter Home Cabernet Sauvignon

Foto: Pinterest

Además es receta de aprovechamiento, con un toque a nocilla (ya que lleva la pulpa de las avellanas, almendras, nueces y coco que utilizamos en la receta de ayer). La receta la publicamos ayer, pero lo ideal es que saques 10 minutos más para preparar este postre nada más prepares la bebida vegetal. Así te aguantan más tiempo y serán más nutritivas. Los ingredientes van un poco a ojo o, como decían las abuelas de la harina… la que admita. Cuando la preparéis veréis que es verdad, que es la que admite pero de cacao en polvo. Riquísimas. Volverás a preparar.

INGREDIENTES:

Pulpa sobrada del caffelatte de coco y frutos secos de ayer. O de la leche de almendras, avellanas o la que prepares.

Cacao puro desgrasado en polvo

panela o sirope de arroz al gusto (un chorrete)

coco rallado y cacao en polvo para decorar

Añadimos una cucharada de cacao puro desgrasado en polvo a la pulpa de nuestra leche vegetal y mezclamos hasta que esté homogéneo. Lo mejor es ir añadiendo según veamos. debe quedar consistente. Hacemos bolas del mismo tamaño, que bañamos en un plato con más cacao puro en polvo o en coco rallado y metemos un rato a la nevera. Sacar un ratito antes de consumir.

Por supuesto podemos “aromatizar” la pulpa con dátiles, pasas, arándanos u orejones picados o que hayamos utilizado para endulzar nuestra leche vegetal. Serán deliciosos.

El otro día Cristina me preguntó de que manera le podía dar a su hijo quinua de una manera atrayente, para que no empezara diciendo “Mamá esto no me gusta”. Mateo es un chico encantador y risueño, que siempre ha comido fenomenal, pero algunos días… Le di alguna opción, pero la verdad es que no se si mi gusto ya es de mayor. Yo de pequeña era un poco dengue con la comida. Ahora ya se me ha pasado, como le pasará a Mateo dentro de poco, porque se está haciendo muy mayor y se va a dar cuenta de lo divertido que es comer de todo y disfrutar aprendiendo a cocinar.

Todos conocemos ya los beneficios de consumir la quinua para nuestra salud. Nos lo repiten continuamente en los medios de comunicación y la FAO se ha pronunciado reiteradamente al respecto. La quinua es ligera, digestiva, muy nutritiva, de sabor muy suave y combinable con todo… Nos encanta y ya la hemos incorporado a nuestra dieta.

Sopa de quinoa y verduras receta

Foto: www.quinoarecetas.es/

La sopa que os presento hoy se llama Mateo por él, porque me gustaría que la probase y me dijera que le ha gustado mucho, así que: Mateo, espero que me mandes un mensaje al blog para decirme “que rica la receta de sopa que me has mandado, me ha gustado tanto que me la he comido toda!!!”. Espero que me la prepares la próxima vez que nos veamos, porque seguro que tu Mamá estará encantada de que la ayudes a prepararla, aprenderás enseguida a hacerla y además, estoy segura de que se te ocurrirá algún ingrediente máspara que te salga mucho más rica que a mi. Cuando me lo cuentes y la pruebe colgaré otra entrada en el blog para contarle a todo el mundo lo rica que está la verdadera “Sopa Mateo”.

INGREDIENTES:

1/2 vaso de quinua

1/2 vaso de lenteja roja pelada u otra lenteja a remojo al menos 3 horas

1/2 cebolla troceada

1 zanahoria

1/2 calabacín pequeño a dados

1/2 litro de caldo

1/2 litro de agua

1 diente de ajo picado

perejil

aceite y sal

Salteamos las verduras con un poco de aceite en una cazuela hasta que tomen algo de color. Mientras aclaramos la quinua para desamargarla. Si las lentejas no son peladas (tardan aproximadamente el mismo tiempo que la quinua en cocer) añadimos el caldo, el agua y las añadimos cuando rompa el hervor. Si las lentejas son peladas, salteamos brevemente la quinua con las verduras y añadimos el caldo, el agua y cuando rompa el hervor bajamos el fugo para que cueza lentamente unos 15 o 20 minutos. Corregimos de sal y añadimos perejil picado.

Seguimos con las opciones de batidos veganos, con bebidas vegetales, que me apasionan. Sabéis que vendemos la Chufamix, el inventazo español ideal para preparar bebidas vegetales a bajo coste. Y por supuesto yo tengo una. Hay que predicar con el ejemplo y  estoy tan encantada con “mis trastitos” como los llama mi familia que con una falta de espacio total en la cocina hasta tengo una linterna colgada de mi estanteria-despensa para subir al trastero a por los que necesito.

Coconut Coffee Smoothie

Foto e inspiración para la receta: Green Kitchen Stories

Para esta receta hago un apaño de los mios. Lo se, no sigo una receta ni para los bizcochos. Hay grandes fracasos pero también grandes hallazgos y este lo considero hallazgo. La receta original lleva 1 banana, si fuera española llevaría un plátano. Mi versión es de textura, y a nivel calorías, algo más ligera. Para conseguir un batido podéis añadir el plátano o preparar la receta con agua caliente, lo que os espesará considerablemente el batido. Para mi las bebidas con café son más agradables líquidas y ni siquiera puedo renunciar a la leche de vaca sin lactosa por las mañanas. Mi primer café no es vegano, me pone de mal genio. Pero el resto es el disfrute total!!!!!

La combinación de almendras, arroz y coco es maravillosa. Ahí va la segunda modificación a la receta. Soy alérgica a las nueces y las avellanas me dan un poco de, no se si alergia o picor de garganta…  Os pongo una mezcla de los tres frutos secos. Podéis elegir uno sólo o los tres, al gusto.

INGREDIENTES:

3 cucharadas de coco rallado

1 cucharada rasa de arroz

1/2 taza de almendras, avellanas, nueces o mezcla de todas

2 granos de cardamomo

1 trozo de vaina vieja de vainilla (conservada en azúcar)

2 cafés expreso cargaditos

Remojamos el arroz aclarado unas 12 horas. Los frutos secos por la mañana con los granos de cardamomo un rato no muy largo. Puede ser todo en el mismo agua. Aclaramos y llenamos la chufamix con 1/2 l de agua mineral caliente, que no llegue a hervir, demasiado calor hará nuestro batido muy denso. Encajamos el filtro y vertemos dentro el arroz, el coco rallado, los frutos secos con los granos de cardamomo, el trozo de vainilla y como opción personal algo de panela, stevia… Batimos un par de minutos y añadimos otro 1/2 litro de agua fría, más bien templada, no queremos estos días más que calor. Batimos otro par de minutos y filtramos, es decir sacamos el filtro sin apretar demasiado la pulpa. No la tireis, la usaremos para preparar trufas de chocolate veganas. Mañana os damos la receta. Mezclamos bien y servimos caliente o templado en un vaso. Añadir café cargado al gusto y a disfrutar!!!

El Pai Mu Tan es un té blanco originario de China, de la región de Fujian, que se elabora de forma artesanal con el brote y las 2 primeras hojas. Las hojas están recubiertas con unas pilosidades o vellosidades de tono blanco plateado. Son las hojas más tiernas, donde se concentran todas las propiedades. Debido a lo tierno y pequeño de las hojas la recolección es muy laboriosa y eso incrementa algo su coste.

Royal Pai Mu Tan

Foto: Pinterest

Su proceso de elaboración es el más sencillo de todas las variedades, ya que tras la recogida de la hoja se deja secar 1 o 2 días al exterior, al sol y otros 3 o 4 días más en interior, tras lo cual se envasa. La escasa oxidación de la hoja permite conservar el color de la hoja y la mayor parte de sus antioxidantes, por lo que se conoce como  Elixir de Juventud, de la Belleza o de la Longevidad.

Para prepararlos como siempre os recomendamos hervir agua mineral o purificada en un recipiente sin teflón. Cuando rompa el hervor retirar el agua de la fuente de calor, esperar a que la temperatura del agua baje a unos 60 o 70ºC y dejar la hoja entre un minuto y medio y dos minutos con espacio suficiente para moverse. Colar y a disfrutar.

El Pai Mu Tan ofrece una infusión ligera, de tono amarillo claro, de sabor suave y aroma fresco y frutal. Tan solo contiene un 1% de cafeína o teína, por lo que aquellas personas con dificultades para conciliar el sueño pueden tomarlo incluso por la noche.

Permite beneficiarse de casi todos los antioxidantes que contiene la hoja y resulta muy beneficioso tanto en tratamientos de radioterapia y quimioterapia como para los fumadores. Ayuda a bajar el colesterol. Está muy recomendado en dietas de adelgazamiento por sus propiedades para estimular la quema de grasas, y al conservar casi todos los aminoácidos tiene propiedades neuroprotectoras.

Para el potaje de hoy, desengrasante y sabroso hemos elegido la alubia redonda o alubia manteca. Cultivada en León y Salamanca es muy consumida en Murcia. Su textura es mantecosa y cuece en aguas duras como la nuestra en hora y media o dos horas…

Foto e inspiración para la receta: the first mess

Yo las preparo viudas, las dejo cocidas con ajo y laurel, y las congelo por raciones, así acorto la preparación de los guisos y comemos entre semana legumbre terminándola de hacer mientras se hacen las verduritas.

INGREDIENTES:

1 par de raciones de alubias redondas ya cocidas

1 cebolleta picada

2 ajos

1/2 litro de caldo de verduras (podemos utilizar el agua de unas judías verdes, acelgas, borrajas…)

1 cucharada de tomillo

1 cucharada de orégano

1/2 taza de tomate triturado natural

1 taza de tomates cherrys

1/4 de calabacín picado

1/2 zanahoria picada

1/2 berenjena picada

1 puñado de espinacas frescas limpias picadas

1/2 taza de mijo o amaranto

1 rama de perejil picada

sal y pimienta.

1 pizca de azúcar

Aceite de oliva virgen extra

En una cazuela más ancha que alta pochamos las verduras a fuego medio alto, añadimos la pasta de tomate, la pizca de azúcar y salpimentamos. Añadimos los cherrys cortados en mitades y dejamos que se cocinen

Lavamos el mijo hasta que el agua salga limpia, eliminamos el exceso de agua y lo añadimos a la cazuela. Movemos un par de minutos, evitando que se queme y añadimos el caldo. Agregamos las hierbas aromáticas a excepción del perejil. Dejamos cocer unos 15 minutos y añadimos las alubias. Espolvoreamos con el perejil fresco y dejamos cocer unos 15 minutos más. Si se nos consume el caldo añadimos agua templada o caliente. Servir calentito.