Archive

primeros platos

A veces las recetas más sencillas son las más ricas. Sobre todo cuando están realizadas con ingredientes de calidad. El risotto es un plato delicioso, que puede prepararse en un momento y con los ingredientes que tengamos más a mano. Hoy la propuesta es con trigueros, guisantes y cebolleta. En 20 minutos tendréis una comida de 10, ligera, sabrosa y reconfortante.

barefoot contessa's spring green risotto

Foto: Foodnetwork

INGREDIENTES:

1 litro de caldo vegetal hirviendo

1 taza de arroz arborio o carnaroli

1 manojo de espárragos trigueros

1 taza de guisantes cocidos

1/2 cebolleta picada

1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

1/2 vaso de vino blanco

1 pizca sal marina

pimienta

queso parmesano

En una sartén saltear con un poco de aceite los trigueros. A los 5 minutos añadir la cebolleta. Pasados otros 5 minutos añadir los guisantes cocidos.  Salpimentar y añadir el vino. Dejar evaporar el alcohol e ir añadiendo el caldo hirviendo al arroz poco a poco. Ir dando vueltas al arroz vigilando que no se pegue y no quede seco. El punto debe ser meloso, con el arroz entero. Dejar cocer unos 15 / 20 minutos. Justo antes de servir añadir el parmesano al gusto y comer inmediatamente antes de que el risotto se “encole”.

Una de las mejores formas de aprovechar las verduras que nos quedan en el fondo del cajón de la nevera es asarlas o guisarlas para preparar un plato rico y saludable. Si os parecen algo sosas aliñadas con un chorrito de aceite de oliva virgen extra podéis añadirlas a un cous cous con unas almendras o avellanas y unas pasas, además de algunas especias como un buen Raz el Hanout, que en arabe significa “lo mejor de la tienda”

Foto: Pinterest

INGREDIENTES:

1 taza de cous cous

1 zanahoria

1 cebolla morada

1 pimiento rojo

1 pimiento verde

1 tallo de puerro

1 taza de tomates cherry o tomates troceados al gusto

1 puñado de almendras y o avellanas, piñones…

1 puñado de pasas

2 dientes de ajo picados

1/2 cucharadita de curcuma

1 cucharada de raz el hanout

aceite de oliva virgen extra

sal y pimienta

menta y cilantro frescos para decorar

1 chorrito de vino opcional

Asar las verduras el tiempo que necesiten a unos 200ºC algunas necesitarán más y otras menos. Se pueden preparar en ratatuille, pero a mi particularmente me gusta más preparar un guiso de verduras troceadas a fuego muy lento con la tapa de la olla puesta para que las verduras suelten sus jugos y se mezclen con las especias. Para ello salteo ligeramente todas las verduras en aceite, salpimento, añado la cucharada de raz el hanout y la curcuma, pongo la tapa de la cazuela y bajo el fuego. Lo dejo una hora y media aproximadamente moviendo de vez en cuando para evitar que se peguen al fondo y se quemen. El caldito que queda es muy gustoso y merece la pena añadir algo de agua o caldo de verduras para salsear en la mesa.

Hidratar las pasas en algo de agua o en un poco de vino oloroso a ser posible.

Cuando están listas las verduras hidratamos el cous cous con el mismo volumen de agua. A mi a veces me gusta hidratarlo en su mismo volumen de caldo de verduras hirviendo que a veces saco del guiso y a veces . Vuelco el caldo sobre el cous cous en un bol y pasados 2 o 3 minutos rompo el grano con un tenedor.

En una sartén grande con un par de cucharadas de aceite salteamos las pasas escurridas y las almendras y volcamos el cous cous cuando estén tostadas.

Este plato me gusta presentarlo en el centro de la mesa. Hay dos posibilidades. Presentar en una fuente el cous cous con las hierbas frescas picadas y en una fuente aparte presentar el guiso de verduras con todos sus jugos es la que elijo cuando no se los gustos de los comensales. Cuando hay confianza presento todo junto. Sobre una cama de cous cous colocamos las verduras y el jugo lo presentamos en una jarra aparte.

Es muy rico tanto calentito como ya templado los días de calor.

Ya se, ya se que casi toda o toda la cebada que consumimos está procesada hasta haber sido convertida en alguna que otra cervecita, pero la versión de masticar es super rica. Es digestiva y buena para la vesícula… O al menos eso dicen. Más allá de la broma la cebada es un cereal a incorporar a nuestra rutina. Identificada como comida de animales hemos perdido multitud de recetas que antes se consumían en el país. Ya os conté como preparar un agua de cebada muy común hace bastantes años y muy de moda con la incorporación de las bebidas vegetales a nuestras rutinas de alimentación. Hoy tocan lentejas con cebada, en la que podéis incorporar desde un poco de cebada a un tanto por tanto. Por ir acostumbrando al paladar a su sabor. La cebada, al ser cereal complementa nutricionalmente las legumbres, y le dará un toque al plato que no esperáis.

Barley and Lentil Soup  2 small onions, diced  1 carrot, sliced  1 celery rib, sliced  2 cloves garlic, crushed  2 tbsp salted herbs  1 tsp cumin  black pepper to taste  ½ cup barley  ½ cup du Puy lentils  5 cups water  1 cup V8  2 fresh tomatoes, peeled and diced  1 cup broccoli florets  ¼ cup flat parsley, chopped

INGREDIENTES:

1 vaso de lentejas dupuy remojadas al menos 3 horas

1 vaso de cebada remojada 12 horas

2 cebolletas picadas

1 zanahoria picada

2 dientes de ajo picados

2 tomates pelados picados,

ramilletes de 1/2 brocoli pequeño

perejil picado

1/2 cucharadita de comino

1/2 cucharadita de pimienta

Ponemos la cacerola con la cebada y el agua a hervir a fuego fuerte hasta que rompa el hervor y mantenemos a fuego medio alto alrededor de 1 hora. Añadimos las lentejas y dejamos cocer unos 10 minutos. No os he mencionado el comino. Ayuda a eliminar los gases que produce la digestión de las legumbres, si os gusta lo podéis incorporar tanto en el agua de remojo como al principio de la cocción.En una sartén pochamos las verduras ligeramente y las añadimos a la cazuela. Las incorporamos a la cazuela, salpimentamos al gusto y regamos con 1 hilo de aceite de oliva. Corregimos de sal antes de terminar la cocción.

Hoy una receta super sabrosa y digestiva para los días que nos apetece tomar algo calentito pero ligero. Ya os he contado que las legumbres se pueden preparar con las verduras en crudo desde el principio o añadir el sofrito al final de la cocción. Hoy la receta la realizamos con la primera opción. Sabrosa y reconfortante, ideal para un día largo y para disfrutar de la cuchara hasta que vuelva el otoño. Además podréis utilizar todas las verduras que tenéis en la nevera modificando la receta. Queda siempre estupenda…

Mediterranean Kale, Cannellini and Farro Stew Recipe ~ delicious and ncredibly filling.

Foto: Pinterest

INGREDIENTES:

1 taza de alubia arrocina remojada 12 horas

1/2 taza de espelta en grano lavada y remojada 12 horas

1 litro de caldo vegetal

cantidad necesaria de agua mineral o filtrada

1/2 vaso de perejil picado

1 tallo de apio picado

1/2 cebolla picada

1 tomate pelado y picado

2 zanahorias picadas

2 hojas de acelga

1/2 calabacin picado

1 pimiento picado

1 chorro de aceite de oliva virgen extra

sal y pimienta.

Una vez picadas todas las verduras introducimos los ingredientes en la cazuela (convencional o a presión): alubias, espelta y las verduras en crudo. Añadimos el caldo de verduras y agua suficiente para que sobrepasen 4 dedos de líquido sobre las verduras. Incorporar la sal y la pimienta 5 minutos antes de finalizar la cocción. Si utilizas cazuela convencional llevar a hervor y asustar 3 veces antes de bajar el fuego y dejar cocer suavemente alrededor de hora y media. Si utilizas la olla a presión, salpimenta, cierra y sigue las instrucciones del fabricante. Corregir de sal y servir calentito.

La receta de hoy es simple simple y sabrosa sabrosa. En teoría se prepara con los noodles orientales, pero a falta de ellos unos tallarines de trigo o arroz os pueden servir. La foto del “como preparar” es del blog The Pioneer Woman, un blog con una gran cantidad de recetas y larga trayectoria. Os recomiendo la visita!!

INGREDIENTES:

Noodles o spaghetti o fideos de arroz

1/2 vaso de salsa de soja

1 cucharada de aceite de oliva opcional

2 o 3 cucharadas de aceite de sésamo

1 cucharada de sésamo

2 cucharadas de vinagre de arroz

opcionalmente 1 cucharada de azúcar

1 ajo picado

1 ajo tierno o 1/4 de cebolleta picada

1 cucharada de sésamo blanco o negro o 1/2 cucharada de ambos

Cocer la pasta según las instrucciones del paquete. El tiempo de cocción dependerá del tipo de cereal. Escurrirla.

Mientras la pasta cuece os recomiendo hacer la salsa con la soja, el vinagre de arroz y el azúcar (opcional).

En una sartén calentar el aceite de oliva o sésamo y saltear el ajo picado. Apagar el fuego y añadir la pasta, retirar del fuego y volcar encima la salsa de soja y sésamo. Decorar la pasta con la cebolleta o ajo tierno y el sésamo y comer caliente. Son sencillos y deliciosos.

Simple Sesame Noodles ~ A great dish to enjoy for lunch throughout the week!

Esta sopa de cebada y zanahoria no es vegetariana, está mucho más rica con un caldo de pollo, pero los vegetarianos ya sabéis que un buen caldo de verduras y un poco más de especias estarán mucho más acordes con vuestros principios y vuestros gustos.  La receta la encontré en el blog Turmeric & Saffron y es muy adecuada para estos días de invierno tan desangelados. Como siempre es sencilla y rápida.

INGREDIENTES:

3/4 tazas de cebada lavada y remojada

caldo de pollo y/o verduras

1 zanahoria rallada

1 pizca de cúrcuma

zumo de 1/2 limón

perejil

sal y pimienta

Saltear ligeramente la zanahoria, añadir la cebada escurrida y dar unas vueltas. Agregar el caldo y algo de agua a fuero fuerte hasta que rompa el hervor. Bajar el fuego y dejar unos 40 o 50 minutos con la tapa puesta. Salpimentar y corregir de sal unos 10 minutos antes de finalizar la cocción.Ya sabéis que los tiempos de cocción de la cebada dependen del tiempo de remojo. Añadir un chorro de limón y el perejil picado.

Hoy os presentamos una receta que nos ha sorprendido gratamente. Nos gustan mucho los platos de cuchara y esta no solo está buena, además tiene un aspecto super apetitoso salga como salga porque su encanto está precisamente en su colorido, los aromas, los “tropezones” que vemos y que le dan ese toque tan casero.

La receta la encontramos en el blog Brooklynsupper, un blog que recomendamos por sus recetas, sus historias, su fotografía… Delicioso!

creamy wild rice and mushroom soup // brooklyn supper

 

El plato es una autentica fiesta, calentito, reconfortante, original, sabroso… Me parece ideal para perrear los gélidos fines de semana en que nos apetece descansar después de una caminata y perfecto para quedar con amigos.

INGREDIENTES:

25 grs de setas deshidratadas al gusto

1 puñado de arroz salvaje

4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

1/2 cebolla picada

1 rama de apio picada

3 zanahorias picadas

2 patatas a trozos grandes

2 dientes de ajo picados

1 chorro de vino blanco

3/4 l clado al gusto (vegetal, pollo…)

1/2 l largo de agua

1 rama de tomillo

2 cucharadas de perejil picado

2 cucharadas de nata vegetal que los veganos podéis sustituir por  unos dados de tofu

sal y pimienta al gusto

cayena picada al gusto

Remojar las setas hasta que se hidraten, entre unos veinte minutos y dos o tres horas. Cocer el arroz entre cuarenta y cincuenta minutos en el agua, a la que añadiremos parte del agua de hidratar las setas que reservaremos.

Doramos las setas en la cazuela donde haremos la crema. Reservamos. En el mismo aceite doramos los ajos y  pochamos las verduras. Añadimos el vino blanco y cuando reduzca reservamos parte de las verduras con las setas y al resto le añadimos el caldo, las patatas y dejamos cocer junto a la nata como un cuarto de hora. Salpimentamos al gusto. Añadimos la nata y dejamos cocer unos 10 minutos. Pasamos por la batidora hasta conseguir una crema homogénea y aterciopelada. Añadimos las setas y verduras reservadas, el tomillo, el perejil y la cayena picada y servimos bien calentito

 

Para el potaje de hoy, desengrasante y sabroso hemos elegido la alubia redonda o alubia manteca. Cultivada en León y Salamanca es muy consumida en Murcia. Su textura es mantecosa y cuece en aguas duras como la nuestra en hora y media o dos horas…

Foto e inspiración para la receta: the first mess

Yo las preparo viudas, las dejo cocidas con ajo y laurel, y las congelo por raciones, así acorto la preparación de los guisos y comemos entre semana legumbre terminándola de hacer mientras se hacen las verduritas.

INGREDIENTES:

1 par de raciones de alubias redondas ya cocidas

1 cebolleta picada

2 ajos

1/2 litro de caldo de verduras (podemos utilizar el agua de unas judías verdes, acelgas, borrajas…)

1 cucharada de tomillo

1 cucharada de orégano

1/2 taza de tomate triturado natural

1 taza de tomates cherrys

1/4 de calabacín picado

1/2 zanahoria picada

1/2 berenjena picada

1 puñado de espinacas frescas limpias picadas

1/2 taza de mijo o amaranto

1 rama de perejil picada

sal y pimienta.

1 pizca de azúcar

Aceite de oliva virgen extra

En una cazuela más ancha que alta pochamos las verduras a fuego medio alto, añadimos la pasta de tomate, la pizca de azúcar y salpimentamos. Añadimos los cherrys cortados en mitades y dejamos que se cocinen

Lavamos el mijo hasta que el agua salga limpia, eliminamos el exceso de agua y lo añadimos a la cazuela. Movemos un par de minutos, evitando que se queme y añadimos el caldo. Agregamos las hierbas aromáticas a excepción del perejil. Dejamos cocer unos 15 minutos y añadimos las alubias. Espolvoreamos con el perejil fresco y dejamos cocer unos 15 minutos más. Si se nos consume el caldo añadimos agua templada o caliente. Servir calentito.

Las especias no solo aportan picante o sabores intensos o diferentes a los platos. Muchas de ellas nos aportan antioxidantes u otras sustancias que nos ayudan a estar más saludables. Esta crema de zanahoria es un buen ejemplo. Estos días de hartazgo y frío el cuerpo nos pide comidas reconfortantes y ligeras y, después de los atracones nada mejor que un buen plato de verduras bien sabroso y ligero. Este plato en concreto lleva cilantro y comino, que facilitan las digestiones. El cilantro nos ayuda a eliminar sustancias nocivas del organismo, por lo que incluirlo en la dieta estas fechas es un gran  acierto y posee propiedades anti infamatorias. Por su parte el comino aporta hierro, calcio y potásio. Si quieres cargarte de salud puedes sustituir estas especias por jengibre y curcuma, un potente anticancerígeno. La primera aportará un toque picante y digestivo a la crema, la segunda un gusto más contenido que potenciará el sabor natural de la zanahoria. Por su parte la leche de coco te aporta proteínas vegetales, gran cantidad de fibra, vitaminas de grupo B (B1, B2, B3,B5 y B6) y minerales y oligoelementos como el potasio, el selenio, el fósforo, el zinc, magnesio,cobre, calcio y el cromo. Es cierto que aporta bastantes grasas saturadas que a nivel culinario le aportan a las verduras una agradable cremosidad al plato, pero no debemos consumirla habitualmente.

Considering there is not actual cream in this Simple Creamy Carrot Soup, it's totally Ass Friendly!

Foto: Pinterest

INGREDIENTES:

2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

4 dientes de ajo picados

1/2 cebolla picada

1/4 cucharada de cilantro

1/2 cucharada de comino

1 k zanahorias a rodajas

1 l caldo vegetal

1 lata de leche de coco

2 cucharaditas de sal

1 pizca de pimentón

En un mortero picar las semillas de cilantro y mezclarlas con el comino.

Calentar a fuego medio el aceite en una cazuela, añadir la cebolla y el ajo moviendo de vez en cuando hasta que la cebolla esté transparente. Agregar las especias mezcladas y esperar a que aromaticen el sofrito. Incorporar la zanahoria y saltear entre 10 y 15 minutos. Cuando la zanahoria esté blandita y dorada incorporar el caldo vegetal y la leche de coco, cubrir la cazuela y cocer unos 30 minutos a la temperatura mínima en la que hierva. Retirar del fuego y triturar hasta conseguir una textura untuosa. Servir decorado con unas gotas de aceite de oliva y una pizca de pimentón ahumado.

La lenteja beluga o caviar es la lenteja con mas proteínas. Poseen, además de carbohidratos complejos y fibra, una alta concentración de fósforo, hierro, porasio y vitaminas B6 y B1. Su color oscuro debido a su contenido en antocianinas protege el organismo de los daños de los radicales libres. No es necesario hidratarlas ya que pierden su brillante color. Resultan ideales para ensaladas o pescados.

Foto: Menusparaimpresionar

De pequeño tamaño es difícil que se “desholleje” pero necesita bastante agua para su cocción. La receta que os sugerimos hoy la encontré en un blog hace años, no recuerdo el nombre, ya disculparéis… pero es tan rica que no hemos dejado de prepararla desde entonces. Es tan fácil, tan barata, tan ligera y tan rica que sorprende por su sencillez. Vamos allá.

INGREDIENTES:

1 taza de lenteja beluga

5 tazas de agua

1 blanco de puerro

1 patata entre mediana y grande

1 cucharada de pimentón murciano

sal

aceite de oliva

Ponemos a hervir las lentejas con la patata y el puerro. Cuando todo este tierno retiramos las lentejas y pasamos el puerro y la patata con el agua de cocción para elaborar una crema muy ligera. Añadimos el pimentón y un buen chorretón de aceite crudo.  Vertemos las lentejas en la crema de patata y servimos caliente.