Archive

especias

Hay días que no nos apetece complicarnos la vida o necesitamos una guarnición fácil y resultona, que nos quite el hambre y que resulte especial. Para estos días tenemos las patatas asadas. Buenísimas con calor o frío y a las que cada día se les puede dar un toque diferente. Hoy las proponemos algo picantes. La receta la hemos imaginado y probado al ver en Pinterest la preciosa fotografía del blog usmasala, al que solo se puede acceder con invitación.

Masala Roasted Potatoes #Potatoes

INGREDIENTES:

1/2 k de patatas lavadas y cortadas en trozos con piel

1 cucharada rasa de tandori masala

2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

sal

1/2 ramillete de perejil o cilantro

Untar las patatas con la mezcla de aceite, sal, perejil o cilantro y hornear hasta que estén doradas. Estupendas calentitas y templadas!!!!

Advertisements

Esta sopa de cebada y zanahoria no es vegetariana, está mucho más rica con un caldo de pollo, pero los vegetarianos ya sabéis que un buen caldo de verduras y un poco más de especias estarán mucho más acordes con vuestros principios y vuestros gustos.  La receta la encontré en el blog Turmeric & Saffron y es muy adecuada para estos días de invierno tan desangelados. Como siempre es sencilla y rápida.

INGREDIENTES:

3/4 tazas de cebada lavada y remojada

caldo de pollo y/o verduras

1 zanahoria rallada

1 pizca de cúrcuma

zumo de 1/2 limón

perejil

sal y pimienta

Saltear ligeramente la zanahoria, añadir la cebada escurrida y dar unas vueltas. Agregar el caldo y algo de agua a fuero fuerte hasta que rompa el hervor. Bajar el fuego y dejar unos 40 o 50 minutos con la tapa puesta. Salpimentar y corregir de sal unos 10 minutos antes de finalizar la cocción.Ya sabéis que los tiempos de cocción de la cebada dependen del tiempo de remojo. Añadir un chorro de limón y el perejil picado.

Hoy os presentamos una receta india que nos aporta mucho calcio. Importante para aquellas personas que no toleran la leche o que por principios han decidido seguir una dieta vegana. Es delicioso y  muy original. Como siempre, adaptable a los gustos caseros y muy versatil. Como algunos sabéis el “chutney” es una especie de compota agridulce originaria del oeste de la India y adoptada por los británicos para acompañar diversos platos de arroz o panipuris. Los no veganos podéis usarla para acompañar quesos y para los omnívoros toda clase de carnes o pescados…

sesame coconut chutney recipe, sesame coconut chutney for idli dosa

La receta la hemos adaptado de Veg Recipes of India, donde podréis encontrar muchísimas ideas para ofrecer o disfrutar de una cocina rica, variada, especiada y vegana. Esta cocina es increible, no deja indiferente. El uso de las especias es inimaginable para un occidental y, no, no todas las especias sientan mal ni son indigestas. Algún día os prepararé un post con los beneficios de las especias más comunes.

La receta original lleva tamarindo. En esta ocasión lo hemos sustituido por unos orejones de albaricoque picados con zumo de limón.

INGREDIENTES:

1 taza de coco rallado

3 cucharadas de sesamo

2 cucharadas de almendras, nueces o avellanas picadas

1 cucharada de tamarindo ( yo lo he sustituido por albaricoque picado + zumo de limón)

2 cayenas rotas sin semillas

sal

agua

Tostar lentamente el sésamo en una sarten sin aceite y procesar todos los ingredientes en la batidora. con un poco de agua hasta conseguir la textura deseada.

Las especias no solo aportan picante o sabores intensos o diferentes a los platos. Muchas de ellas nos aportan antioxidantes u otras sustancias que nos ayudan a estar más saludables. Esta crema de zanahoria es un buen ejemplo. Estos días de hartazgo y frío el cuerpo nos pide comidas reconfortantes y ligeras y, después de los atracones nada mejor que un buen plato de verduras bien sabroso y ligero. Este plato en concreto lleva cilantro y comino, que facilitan las digestiones. El cilantro nos ayuda a eliminar sustancias nocivas del organismo, por lo que incluirlo en la dieta estas fechas es un gran  acierto y posee propiedades anti infamatorias. Por su parte el comino aporta hierro, calcio y potásio. Si quieres cargarte de salud puedes sustituir estas especias por jengibre y curcuma, un potente anticancerígeno. La primera aportará un toque picante y digestivo a la crema, la segunda un gusto más contenido que potenciará el sabor natural de la zanahoria. Por su parte la leche de coco te aporta proteínas vegetales, gran cantidad de fibra, vitaminas de grupo B (B1, B2, B3,B5 y B6) y minerales y oligoelementos como el potasio, el selenio, el fósforo, el zinc, magnesio,cobre, calcio y el cromo. Es cierto que aporta bastantes grasas saturadas que a nivel culinario le aportan a las verduras una agradable cremosidad al plato, pero no debemos consumirla habitualmente.

Considering there is not actual cream in this Simple Creamy Carrot Soup, it's totally Ass Friendly!

Foto: Pinterest

INGREDIENTES:

2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

4 dientes de ajo picados

1/2 cebolla picada

1/4 cucharada de cilantro

1/2 cucharada de comino

1 k zanahorias a rodajas

1 l caldo vegetal

1 lata de leche de coco

2 cucharaditas de sal

1 pizca de pimentón

En un mortero picar las semillas de cilantro y mezclarlas con el comino.

Calentar a fuego medio el aceite en una cazuela, añadir la cebolla y el ajo moviendo de vez en cuando hasta que la cebolla esté transparente. Agregar las especias mezcladas y esperar a que aromaticen el sofrito. Incorporar la zanahoria y saltear entre 10 y 15 minutos. Cuando la zanahoria esté blandita y dorada incorporar el caldo vegetal y la leche de coco, cubrir la cazuela y cocer unos 30 minutos a la temperatura mínima en la que hierva. Retirar del fuego y triturar hasta conseguir una textura untuosa. Servir decorado con unas gotas de aceite de oliva y una pizca de pimentón ahumado.