Archive

mijo

Para el potaje de hoy, desengrasante y sabroso hemos elegido la alubia redonda o alubia manteca. Cultivada en León y Salamanca es muy consumida en Murcia. Su textura es mantecosa y cuece en aguas duras como la nuestra en hora y media o dos horas…

Foto e inspiración para la receta: the first mess

Yo las preparo viudas, las dejo cocidas con ajo y laurel, y las congelo por raciones, así acorto la preparación de los guisos y comemos entre semana legumbre terminándola de hacer mientras se hacen las verduritas.

INGREDIENTES:

1 par de raciones de alubias redondas ya cocidas

1 cebolleta picada

2 ajos

1/2 litro de caldo de verduras (podemos utilizar el agua de unas judías verdes, acelgas, borrajas…)

1 cucharada de tomillo

1 cucharada de orégano

1/2 taza de tomate triturado natural

1 taza de tomates cherrys

1/4 de calabacín picado

1/2 zanahoria picada

1/2 berenjena picada

1 puñado de espinacas frescas limpias picadas

1/2 taza de mijo o amaranto

1 rama de perejil picada

sal y pimienta.

1 pizca de azúcar

Aceite de oliva virgen extra

En una cazuela más ancha que alta pochamos las verduras a fuego medio alto, añadimos la pasta de tomate, la pizca de azúcar y salpimentamos. Añadimos los cherrys cortados en mitades y dejamos que se cocinen

Lavamos el mijo hasta que el agua salga limpia, eliminamos el exceso de agua y lo añadimos a la cazuela. Movemos un par de minutos, evitando que se queme y añadimos el caldo. Agregamos las hierbas aromáticas a excepción del perejil. Dejamos cocer unos 15 minutos y añadimos las alubias. Espolvoreamos con el perejil fresco y dejamos cocer unos 15 minutos más. Si se nos consume el caldo añadimos agua templada o caliente. Servir calentito.

Seguimos con los caprichos culinarios para aquellos que no consumen gluten. Esta vez con mijo, un cereal que los más mayores recuerdan como “comida para pájaros” pero que es muy nutritivo y se convierte en un gran aliado de los celiacos.

Hoy preparamos un crujiente muy adecuado para tomar hummus, guacamole, untar quesos… y que preparamos sin sal y sin azúcar para dar versatilidad. Es una buena opción como base para pizzas.

INGREDIENTES:

1/2 taza de mijo

1 taza de agua

1 huevo batido

Lavar el mijo hasta que el agua salga limpia, escurrirlo bien.Hervir el mijo a fuego lento con la tapa puesta durante unos 15 minutos. Mezclar con el huevo batido y en una sartén engrasada bastante caliente dejar una fina capa hasta que se ponga crocante. Dar la vuelta y dorar por el otro lado.

Un plato ideal para los días fríos de enero en los que queremos desintoxicarnos de los excesos de navidad es este guiso de mijo con alubia arrocina. La alubia arrocina tiene muy bajo contenido en fécula, la textura es muy mantecosa y piel muy suave. El mijo es un cereal cargado de vitamina B, hierro, calcio, sin gluten y de sabor muy suave. Este guiso alcaliniza nuestro cuerpo y nos hace sentir mejor.

Del guiso de hoy no tenemos fotos. Mis fotos son muy malas y no he encontrado ninguna en internet que la pueda ilustrar. Imagino que porque es uno de esos platos en los que generalmente aprovechamos un puñado de alubias, acelgas o espinacas que nos han sobrado, de esos días que limpiamos la nevera. y es que no es necesario muchas veces tener que ir a comprar de propio para poder comer. El fondo de despensa y de nevera está para eso, para seguir disfrutando todos los días.

INGREDIENTES:

250 grs de alubia blanca arrocina remojada

200 grs de mijo

1/2 litro de caldo vegetal

1 cebolla picada

2 dientes de ajo picados

4 hojas de acelga o un puñado de espinacas

3 cucharadas de tomate frito

aceite de oliva al gusto

1 hoja de laurel

1 diente de ajo

1 cucharada de orégano

1 cucharadita de curcuma

sal y pimienta

Cocer la arrocina partiendo de agua fría, con el diente de ajo sin pelar y el laurel,  a fuego lento y asustándola 3 veces. Cuando falte una media hora para que esté lista lavar el mijo hasta que el agua salga limpia. En una cazuela caliente con aceite preparar un sofrito con la cebolla, el ajo y el tomate, incorporar el mijo bien aclarado y el caldo. A los 10 minutos aproximadamente añadir las hojas de acelga o espinacas lavadas y cortadas y dejar cocer hasta que esté listo (unos 1o minutos más aproximadamente.) Agregar sal, pimienta, orégano y curcuma. Antes de apagar el fuego de las alubias volcar la cazuela de mijo y verduras y menear bien de las asas para que se mezclen bien los sabores. Dejar a fuego lento unos 5 minutos y servir caliente.

El mijo es uno de los cereales aptos en una dieta sin gluten. Muy energético y reconstituyente, digestivo y sabroso a la par que de suave sabor es una de las bazas para quitarnos el hambre. Una de las características del mijo es que queda como “apelmazado” y permite la elaboración de pasteles de verduras, hamburguesas o croquetas vegetales.

Mijo con verduras y salsa de zanahorias

Foto: Pinterest

Esta receta es muy adecuada en dietas de adelgazamiento o control de peso. Como casi todas las recetas que preparamos en el blog es rápida elaborar y con pocos ingredientes. Como siempre os digo la mejor receta es siempre la que podemos hacer con las verduras que tenemos en casa. El pastel de mijo de la foto va acompañado de una salsa de zanahorias que no es sino una crema de zanahorias. Variando la receta podéis optar por una salsa de piquillos tan sencilla como pasar unos piquillos por la batidora con un poco de aceite de oliva.

1 taza de mijo,

 

1 cebolla picada

1 manojo de espárragos,

 

1 diente de ajo

1 cucharada de aceite de sésamo o de oliva virgen extra,

nuez moscada en polvo,

perejil y

sal marina

 

Lavar el mijo. Trocear las verduras y saltearlas, añadir el mijo y darle unas vueltas. Añadimos 3 partes de agua, sal, nuez moscada y perejil, subimos el fuego y cuando rompa a hervir tapamos y bajamos el fuego, para cocer en 25 minutos. Pasamos a un molde (puede ser una flanera) cubierto con papel para dejar enfriar y que coja la forma.

El mijo es uno de los cereales de sabor más ricos para mi gusto. Con los garbanzos combina muy bien, dando lugar a platos de sabores intensos y muy fácilmente combinables. Todavía relacionado con la alimentación de nuestras mascotas es un alimento a tener muy en cuenta para ensaladas, pasteles fríos, hamburguesas vegetales y sopas y potajes en invierno. Con un gran poder reconstituyente posee un valor energético similar al trigo, pero libre de gluten. Con gran poder alcalinizante y la rapidez de su preparación su incorporación al fondo de nuestra despensa sólo puede aportarnos alegrías.

Lemony Millet Salad with Chickpeas, Corn & Spinach // edible perspective

Foto e inspiración para la receta:

INGREDIENTES

1 taza de garbanzos secos remojados por la noche y cocidos con sal

1/2 taza de mijo

1 lata de maiz

1/2 bolsa de espinacas frescas

2 cucharadas de vinagre balsámico

3 cucharadas de aceite de oliva

perejil picado

1 aguacate cortado a rodajas

sal y pimienta

Lavar el mijo en un colador hasta que el agua salga limpia, escurrirlo muy bien, tostarlo 4 minutos y cocer en el doble de agua. Dejar que se enfríe y añadirle los garbanzos escurridos, la lata de maíz y la espinaca lavada y cortada. Aliñar, salpimentar y mezclar bien. Decorar con unas rodajas de aguacate.

 

Comenzamos nuestro proyecto de cocinar con productos de temporada y nuestro fondo de despensa básico para tener una alimentación sana y variada.

El mijo es un cereal sagrado para la medicina tradicional china. No contiene gluten, es rico en fibra y por tanto útil para regular el estreñimiento, el colesterol, la glucosa y los trigliceridos, fuente natural de fósforo ayuda en la formación y desarrollo de los huesos, alcaliniza nuestro organismo ya que equilibra nuestro ph, contiene vitaminas del grupo B (B1, B2, B6, B9…) por  lo que refuerza la actividad mental, mejora los estados de cansancio, previene la anemia, mejora la piel, favorece la oxigenación natural, la regeneración de tejidos, mejora la salud visual, mejora el sistema inmunitario, nervioso y hormonal… Contiene Zinc, yodo y vitamina E.

La combinación con la acelga es estupenda. La acelga contiene elevadas dosis de vitaminas A (estupenda para la piel, el cabello y el buen estado de las mucosas y para reforzar el sistema inmunológico) y K, que favorece la coagulación de la sangre y el mantenimiento de la salud de los huesos. Mejora la circulación es fuente de ácido fólico para el embarazo. Ricas en antioxidantes es ideal para eliminar los radicales libres. Entre los minerales que contiene encontramos el calcio, el potasio y el hierro, por lo que ayuda a los huesos, a evitar los calambres y a restablecer el equilibrio hídrico del organismo contrarrestando el consumo de sodio. Ayuda a eliminar líquidos y sacian el hambre.  Contiene además elevadas cifras de magnesio. Su consumo esta indicado en casos de estreñimiento, dietas de adelgazamiento..

.Croquetas de mijo

Foto y otra receta de croquetas de mijo: http://www.haztevegetariano.com/

Los sabores suaves del mijo y la acelga combinan a la perfección y la presentación en forma de croquetas o hamburguesas modifican la percepción que sobre todo los niños tienen de las verduras.

INGREDIENTES

2 taza de mijo cocido,

1 cucharada de aceite de coco

1 chalota picada

sal marina, nuez moscada, especias al gusto

1/3 taza de queso azul o tofu desmigado, (podemos sustituirlo por otro tipo de verdura, el mijo se apelmaza cuando se queda frío, por lo que resultará sencillo compactar las croquetas)

1 huevo y 2 huevos para empanar (podemos sustituirlos por otro tipo de verdura y evitarlo al empanar las croquetas) o 1/2 vaso de leche vegetal para amasar

piñones

pan rallado, panko o kikos triturados o preparado para empanar sin gluten

aceite para freir

PARA EL MIJO Cocer el mijo bien lavado previamente, en 5 partes de agua durante 35 minutos, debe quedar muy cocido. A esta cocción lo ideal es añadir las acelgas bien limpias y picadas e incluyendo las pencas los 5 últimos minutos de cocción. El mijo se apelmaza una vez frío, por lo que resulta ideal para realizar hamburguesas o albóndigas o croquetas.

Pochar la chalota picada en el aceite de coco. Incorporar el resto de las verduras que sustituyen el huevo y el queso y añadirlo al mijo. Mezclar cuidadosamente y dejar enfriar antes de formar las croquetas. Si has elegido la opción con queso/ tofu y huevo/leche mezclar con el mijo en este momento. Agregar los piñones. Dejar enfriar unas 3 horas en la nevera.

Formar las croquetas o hamburguesas y rebozar por huevo y o pan rallado / panko o kikos. Freir con abundante aceite u hornear hasta que estén doradas a fuego medio fuerte si preparas croquetas. Estas croquetas son ideales para los guisos o potajes de legumbres o las sopas espesitas del invierno.

Si optas por las hamburguesas pásalas por la sartén a fuego fuerte un par de minutos de cada lado.