Archive

pizza

Seguimos con los caprichos culinarios para aquellos que no consumen gluten. Esta vez con mijo, un cereal que los más mayores recuerdan como “comida para pájaros” pero que es muy nutritivo y se convierte en un gran aliado de los celiacos.

Hoy preparamos un crujiente muy adecuado para tomar hummus, guacamole, untar quesos… y que preparamos sin sal y sin azúcar para dar versatilidad. Es una buena opción como base para pizzas.

INGREDIENTES:

1/2 taza de mijo

1 taza de agua

1 huevo batido

Lavar el mijo hasta que el agua salga limpia, escurrirlo bien.Hervir el mijo a fuego lento con la tapa puesta durante unos 15 minutos. Mezclar con el huevo batido y en una sartén engrasada bastante caliente dejar una fina capa hasta que se ponga crocante. Dar la vuelta y dorar por el otro lado.

Advertisements

Hace unos días encontramos en pinterest una base de pizza de color purpura preciosa preparada con puré de remolacha combinada con verduras de temporada sobre una base de pesto. La que preparé en casa no quedo tan bonita y como me gusta daros a conocer blogs de personas que intentan cuidar su alimentación y le echan imaginación a su menú diario no he podido evitar transformar un poco la receta base para adaptarla a nuestros gustos.

Beet Crust Pizza | Bakers Royale

Foto y receta base: bakeryroyale.com

INGREDIENTES PARA LA MASA

1 taza de agua templada

20 grs de levadura o 2 cucharadas de café de levadura seca o gaseosa El Tigre

480 grs. de harina de trigo o trigo sarraceno, centeno, espelta…

1 1/2 cucharada de café de sal

3/4 tazas de puré de remolacha asada o cocida

3 cucharadas de polenta para el formado de la masa

INGREDIENTES DE LA PIZZA

2 tomates rosas de Barbastro

1/2 berenjena a rodajas

1 taza de hummus

2 bolas de mozzarella

1/2 rollo de rulo de cabra

2 cucharadas de aceitunas negras deshidratadas

orégano, pimienta y sal

Preparación de la base:

Triturar las remolachas ya cocidas con la batidora. Aprovechar el jugo púrpura del envase y del vaso del robot mezclándolo con el agua templada de la preparación de la masa. Añadir al agua la levadura y agregar la harina. Mezclar los ingredientes y añadir la sal y el puré de remolacha. Amasar 10 minutos aproximadamente hasta que la masa se vea homogenea y dejar reposar tapada con un gorro de ducha de hotel media hora. Lo del gorro de ducha es un invento estupendo, ya que mantenemos una temperatura constante, que no se escape la humedad de la masa y que las corrientes de aire arruinen todo el proceso.

Transcurrido este tiempo bolear ligeramente la masa, dejar reposar 5 minutos y formar la base con un rodillo, vaso recto o botella. Yo formo las pizzas directamente sobre el papel sulfurizado salpicado de harina, en este caso utilicé polenta, sémola de maíz, para que le aportara ese toque crujiente que hace tan especial cada bocado.

Precalentar el horno a 220ºC y preparar el resto de los ingredientes (italianos abstenerse de protestar): extender una capa fina de hummus sobre la base de la pizza, colocar los tomates y la berenjena en rodajas gruesas, se condimenta con la sal, aceite de oliva, pimienta y orégano y se cubre con los quesos a rodajas no demasiado finas para que al derretirse se extienda, lo ideal es cubrir los tomates con el queso. Hornear entre 7 y 12 minutos.

Como se ve en la foto de bakeryroyale las pizzas admite muchos más ingredientes: espárragos trigueros, tomates cherry, remolacha, hojas de espinacas, rúcula, queso de cabra, huevo duro… Unos apropiados para colocar antes del horneado y otros después.

Buen provecho!