Archive

leche de coco

Seguimos con las ideas para sustituir la leche de origen animal por las bebidas vegetales. Como muchos sabéis España no permite que se las denomine “leche”, pero eso no nos impedirá seguir disfrutando de ellas, de su excelente sabor y de sus beneficios. Os hemos estado dando muchísimas versiones para que podáis descubrir su versatilidad. Las combinaciones son siempre deliciosas y muy nutritivas. Si las preparas en casa cuentas con la ventaja de disfrutar de todos los nutrientes, lo que nos parece un importante beneficio. Ya sabéis que nos gusta comer bien: bien nutridos y disfrutando.

Coconut Iced Coffee f3-w by The Creative Pot, via Flickr

Foto: thecreativepot.net

Esta es otra de estas recetas a incorporar a nuestras costumbres. Riquísima, rapidísima de dejar preparada y estupenda para terminar una comida cuando ya nos empieza a dar mal el calor del mediodía. Estupenda para descansar los fines de semanas y exitazo seguro con las visitas.

INGREDIENTES:

1 café sólo fuertecito

1/4 vaso de crema de coco

1 cucharada de miel, sirope o endulzante que utilicéis habitualmente

2 pizcas de canela y/o extracto de vainilla al gusto

Mezclar los ingredientes en un tarro de cristal con tape. Agitar para emulsionar y guardar en el frigo hasta su consumo. Los ingredientes de hoy son por taza. Servir en un vaso con hielo y decorar con grano de café entero.

Advertisements

Seguimos con las opciones de batidos veganos, con bebidas vegetales, que me apasionan. Sabéis que vendemos la Chufamix, el inventazo español ideal para preparar bebidas vegetales a bajo coste. Y por supuesto yo tengo una. Hay que predicar con el ejemplo y  estoy tan encantada con “mis trastitos” como los llama mi familia que con una falta de espacio total en la cocina hasta tengo una linterna colgada de mi estanteria-despensa para subir al trastero a por los que necesito.

Coconut Coffee Smoothie

Foto e inspiración para la receta: Green Kitchen Stories

Para esta receta hago un apaño de los mios. Lo se, no sigo una receta ni para los bizcochos. Hay grandes fracasos pero también grandes hallazgos y este lo considero hallazgo. La receta original lleva 1 banana, si fuera española llevaría un plátano. Mi versión es de textura, y a nivel calorías, algo más ligera. Para conseguir un batido podéis añadir el plátano o preparar la receta con agua caliente, lo que os espesará considerablemente el batido. Para mi las bebidas con café son más agradables líquidas y ni siquiera puedo renunciar a la leche de vaca sin lactosa por las mañanas. Mi primer café no es vegano, me pone de mal genio. Pero el resto es el disfrute total!!!!!

La combinación de almendras, arroz y coco es maravillosa. Ahí va la segunda modificación a la receta. Soy alérgica a las nueces y las avellanas me dan un poco de, no se si alergia o picor de garganta…  Os pongo una mezcla de los tres frutos secos. Podéis elegir uno sólo o los tres, al gusto.

INGREDIENTES:

3 cucharadas de coco rallado

1 cucharada rasa de arroz

1/2 taza de almendras, avellanas, nueces o mezcla de todas

2 granos de cardamomo

1 trozo de vaina vieja de vainilla (conservada en azúcar)

2 cafés expreso cargaditos

Remojamos el arroz aclarado unas 12 horas. Los frutos secos por la mañana con los granos de cardamomo un rato no muy largo. Puede ser todo en el mismo agua. Aclaramos y llenamos la chufamix con 1/2 l de agua mineral caliente, que no llegue a hervir, demasiado calor hará nuestro batido muy denso. Encajamos el filtro y vertemos dentro el arroz, el coco rallado, los frutos secos con los granos de cardamomo, el trozo de vainilla y como opción personal algo de panela, stevia… Batimos un par de minutos y añadimos otro 1/2 litro de agua fría, más bien templada, no queremos estos días más que calor. Batimos otro par de minutos y filtramos, es decir sacamos el filtro sin apretar demasiado la pulpa. No la tireis, la usaremos para preparar trufas de chocolate veganas. Mañana os damos la receta. Mezclamos bien y servimos caliente o templado en un vaso. Añadir café cargado al gusto y a disfrutar!!!

Las especias no solo aportan picante o sabores intensos o diferentes a los platos. Muchas de ellas nos aportan antioxidantes u otras sustancias que nos ayudan a estar más saludables. Esta crema de zanahoria es un buen ejemplo. Estos días de hartazgo y frío el cuerpo nos pide comidas reconfortantes y ligeras y, después de los atracones nada mejor que un buen plato de verduras bien sabroso y ligero. Este plato en concreto lleva cilantro y comino, que facilitan las digestiones. El cilantro nos ayuda a eliminar sustancias nocivas del organismo, por lo que incluirlo en la dieta estas fechas es un gran  acierto y posee propiedades anti infamatorias. Por su parte el comino aporta hierro, calcio y potásio. Si quieres cargarte de salud puedes sustituir estas especias por jengibre y curcuma, un potente anticancerígeno. La primera aportará un toque picante y digestivo a la crema, la segunda un gusto más contenido que potenciará el sabor natural de la zanahoria. Por su parte la leche de coco te aporta proteínas vegetales, gran cantidad de fibra, vitaminas de grupo B (B1, B2, B3,B5 y B6) y minerales y oligoelementos como el potasio, el selenio, el fósforo, el zinc, magnesio,cobre, calcio y el cromo. Es cierto que aporta bastantes grasas saturadas que a nivel culinario le aportan a las verduras una agradable cremosidad al plato, pero no debemos consumirla habitualmente.

Considering there is not actual cream in this Simple Creamy Carrot Soup, it's totally Ass Friendly!

Foto: Pinterest

INGREDIENTES:

2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

4 dientes de ajo picados

1/2 cebolla picada

1/4 cucharada de cilantro

1/2 cucharada de comino

1 k zanahorias a rodajas

1 l caldo vegetal

1 lata de leche de coco

2 cucharaditas de sal

1 pizca de pimentón

En un mortero picar las semillas de cilantro y mezclarlas con el comino.

Calentar a fuego medio el aceite en una cazuela, añadir la cebolla y el ajo moviendo de vez en cuando hasta que la cebolla esté transparente. Agregar las especias mezcladas y esperar a que aromaticen el sofrito. Incorporar la zanahoria y saltear entre 10 y 15 minutos. Cuando la zanahoria esté blandita y dorada incorporar el caldo vegetal y la leche de coco, cubrir la cazuela y cocer unos 30 minutos a la temperatura mínima en la que hierva. Retirar del fuego y triturar hasta conseguir una textura untuosa. Servir decorado con unas gotas de aceite de oliva y una pizca de pimentón ahumado.