Archive

Uncategorized

ALUBIA ARROCINA Muy mantecosa y digestiva, con sabor delicado y piel muy suave es ideal para ensaladas, mariscos y guarniciones.

ALUBIA OCHAVADA  De gran calidad, ideal para los platos tradicionales de la cocina castellana por su textura cremosa y la integridad de sus granos una vez cocida.

ALUBIA RIÑÓN De textura mantecosa y suave se adapta a los guisos tradicionales con carnes o verduras.

JUDIÓN DE LA GRANJA Tiernas, finas y de sabor delicado ideales para cocidos y potajes. Con almejas deliciosas.

ALUBIA DE FABADA De piel casi inapreciable y textura cremosa, es una de las alubias con mejores contenidos en proteínas, hidratos, fibra y hierro. Ideal para fabada y alta gastronomía.

GARROFÓN De textura cremosa y piel fina, con unas excepcionales cualidades de cocción es la mejor alubia para la paella valenciana. Con verduras buenísima.

ALUBIA NEGRITA FRIJOL De color negro mate y fácil cocción es ideal para verduras. Al cocer hace caldo oscuro y de sabor intenso.

ALUBIA PINTA Muy mantecosa, piel lisa y alto contenido en hierro. Dan caldo oscuro, muy sabroso e intenso.

ALUBIA CANELA Mantecosas y de sabor suave. Textura ideal y piel inapreciable tras su rápida cocción. Da un caldo muy cremosos y son muy ricas con verduras y setas.

ALUBIA CARILLA Ideales para ensaladas, guarniciones y verduras.

ALUBIA TOLOSANA O PALMEÑA Hace un caldo muy sabroso y espeso. Se utiliza para sustituir la de Tolosa.

ALUBIA DE TOLOSA  Una de las más completas a nivel nutricional y de ls más apreciadas por su suavidad y el gusto de su caldo cremoso.

CAPARRÓN RIOJANO De grano morado y gusto diferente al de las demás alubias.

ALUBIA VERDINA  De grano plano, piel fina y color verdoso su grano nunca se deshace. Textura muy mantecosa y untuosa. Absorbe un 100% de agua por lo que su remojo de al menos 12 horas es esencial. Ideal para mariscos y pescados.

BOLICHE DEL PILAR O DE LA VIRGEN De consumo mayoritario en Aragón. Mantecosa y sabrosa. Para guisos tradicionales.

ALUBIA MORADA Muy suave de sabor una de sus caracteristicas es que va perdiendo su color con el remojo. Ideal con verduras.

GARBANZO PEDROSILLANO Muy mantecoso y de sabor intenso, no se despelleja. Absorbe mucha agua. Ideal como guarnición o frito.

GARBANZO FUENTESAUCO Muy mantecoso y de piel muy blanda. Ideal para cocido.

GARBANZO GORDO Ideal para platos de invierno: guisos, cocidos, ensaladas frías o verduras. Muy ricos en nutrientes.

GARBANZO BLANCO LECHOSO Ideal para guisos y cocidos, ensaladas frías o platos con verduras. De gran valor nutritivo, es el que se usa en Galicia para los garbanzos con callos.

LENTEJA DE SALAMANCA O ARMUÑA La rubia castellana es de piel muy fina y sabor suave. Cuece muy bien en todas las aguas, su caldo es claro y son muy ricas con verduras o embutidos.

LENTEJA PARDINA Ricas en hierro y fósforo son muy ricas con pastas, ensaladas o platos tradicionales.

LENTEJA DUPUY O DE PUY La lenteja con mayor concentración de minerales. Muy sabrosa. No se despelleja. Absorbe bastante agua. Muy indicada para todo tipo de platos.

LENTEJA PELADA Muy digestiva ya que se le ha eliminado el pellejo. Muy indicada para niños pequeños y personas con problemas digestivos. Ideal para cremas. Os recomiendo encarecidamente probarlas en sopas con quinua, mijo, boul gour… y verduras.

LENTEJA BELUGA La de mayor concertración de proteínas. Estupenda cocida con puerro y patata y un hilo de aceite de oliva. Sabrosa. Pruebala en ensaladas y con pescados. Un chorrito de vinagre de Modena potencia su sabor.

 

 

 

 

Hoy os transcribo un fragmento de la obra de Okakura Kakuzo “El libro del té”

El cuarto del té fue un oasis en el desierto de la vida, en el que los viajeros, cansados, podían encontrarse para beber en el manantial común del amor y del arte. La ceremonia fue un drama improvisado cuyo argumento fue tramado alrededor de la mesa del té, de las flores y de las sedas pintadas. Ningún color alteraba la tranquilidad del recinto, ningún ruido turbaba el ritmo de las cosas, ningún gesto rompía la armonía, ninguna palabra destruía la unidad de los alrededores, todos los movimientos se ejecutaban simple y naturalmente, éstos eran los designios de la ceremonia del té. Parece algo raro que el éxito la haya coronado; una sutil filosofía la habita. El Teísmo era el taoísmo disfrazado.

Hemos estado buscando recetas para hacer pan sin gluten desde hace un tiempo y hemos estado preparando varias versiones, todas buenísimas. No sbíamos por cual empezar y, finalmente hemos decidido comenzar por afinidad culinaria por este pan de garbanzos típico de Liguria, Italia, ya que nos resulta más rica que otras más especiadas o que mezclan diversas harinas que no nos convienen demasiado. Quizá es más costosa en tiempo de preparar por el reposo de la masa. Nada que no tenga fácil solución. La mía es preparar la masa por la noche y cocinarla por la mañana, antes de comer. Aprovecho cuando se que voy a enchufar el horno para otra cosa…

El fainá es un plato hecho en base de harina de garbanzos, agua, aceite de oliva, sal y pimienta. Es originario de Génova, y muy típico de Liguria y Toscana, #Italia. Su nombre en italiano es farinata o torta di ceci. Luego se extendió su preparación hacia el Piamonte y los inmigrantes italianos viajaron con sus costumbres hasta las pizzerías del Río de la Plata, en #BuenosAires y en #Montevideo, donde generalmente se come acompañando la pizza y un vaso de vino dulce.

Foto: Pinterest

Esta receta la hemos adaptado de la web italiana GialloZafferano. Esta receta lleva consumiendose en la zona de Génova desde hace unos 2000 años. Es sencilla y económica, algo a lo que no estamos acostumbrados los consumidores “sin gluten”. Alimento de marinero es conocido como el”oro de Pisa”.

Esta es la receta original de la web, a la que nosotros reducimos la cantidad de aceite de oliva a algo más de 1/4 de vaso. En los ingredientes os damos la receta base y os proponemos 2 formas de cocerla y distintos ingredientes para ir variando la receta.

INGREDIENTES

300 grs de harina de garbanzos

900 ml de agua

1/2 vaso de aceite de oliva virgen extra

sal y pimienta al gusto

Mezclamos la harina y el agua en un cuenco, formando un volcán  y vertiendo el agua poco a poco, mezclándolo bien para evitar la formación de grumos. Desespumamos cuando sea necesario. Lo dejamos reposar unas 10 horas fuera del frigorífico y tapado con un paño. Yo lo tapo con un gorro de baño para evitar las corrientes. Y lo vamos mezclando de vez en cuando. Transcurrido el tiempo de reposo vertemos la mitad del aceite y la sal y lo mezclamos bien.

La otra mitad del aceite la vertemos sobre un molde antiadherente apto para el horno, la tradición dice que debe ser redondo . Sobre el aceite vertemos con cuidado la masa de garbanzos y cocemos en horno precalentado a 22o ºC. Pasada media hora apagamos el fuego y encendemos el grill durante 15 minutos para que la superficie quede bien dorada.

Esta es la receta “base” a la que podéis añadir alcachofas, salchichón, hierbas aromáticas como el romero o el orégano…, quesos como gorgonzola, pesto, todo lo que se os ocurra.

La alternativa es prepararla en la sartén. Para ello debemos llevar a ebullición la masa reposada y cuando arranca el hervor verterla sobre una sartén caliente. La preparación es similar a la de la tortilla. Pasados 15 minutos la giramos y la terminamos de hacer.

Que mejor que un café con leche para empezar las mañanas con algo más de rasmia. Hoy os doy la receta de un Cafelatte con canela, nuez moscada y nata que os va a encantar. La verdad es que lo he probado también con chocolate caliente y no hay nada mejor a mitad de tarde!!! Los domingos especialmente me gusta empezarlos con tranquilidad, y me preparo un café que tomo hojeando libros, revistas y mirando por la ventana. Una receta dulce, caliente y placentera para disfrutar aun más todavía del tiempo libre…

Cinnamon Dolce Coffee Drink {Homemade Cinnamon Dolce Syrup}

Foto: Pinterest

INGREDIENTES:

1 café solo, tipo expreso, algo cargado

1/2 taza de leche

1/2 cucharada de azúcar moreno de caña o panela o vuestro endulzante habitual.

1/2 cucharadita de extracto de vainilla

1/4 cucharadita de canela

1 pizca de nuez moscada

Nata montada en cantidad suficiente

Durante el mes de octubre volvemos a encontrar acelga, alcachofa, apio,berenjenas, boniato, calabacín, calabaza, cebolla, coliflor, col lombarda, endivias, espinacas, judía verde, lechuga, pimiento rojo y verde, puerro, remolacha,repollo, setas, tomate y zanahoria.

Entre las verduras aguacate, las últimas ciruelas, chirimoyas, dátiles, kiwis, limón, mandarina, manzana, membrillo, melón, naranja, plátanos, pomelo y uva.

Vuelven los salmonetes, los berberechos y la gamba rosada. Tenemos que empezar a despedirnos del jurel, el congrío, la dorada, la nécora, el pulpo… Aunque como os comentamos todos los meses, siempre nos queda el pescado de piscifactoría.

 

Para los primeros días de frío no hay mejor opción que una cremita de verduras y aunque estos días hace calor todavía ya tenemos noches más frescas en las que apetece templar el cuerpo.

Los sabores de las verduras cuando son de temporada son muy ricos tan solo con un chorrito de aceite de oliva virgen, pero hoy os proponemos una forma diferente de tomar legumbre y verduras con un punto exótico que podréis variar a voluntad desde los sabores más sutiles a los más potentes. El color de la crema es precioso y con el emplatado en tarros de conservas quedaréis estupendamente en una cena con amigos. Es fácil y rápida de hacer. No se puede pedir más!!!Carrot, Tomato & Coconut Soup | greenkitchenstories.com #vegetarian #MeatlessMonday

Foto e inspiracion para la receta: http://www.cookincanuck.com/

INGREDIENTES:

300 grs de zanahorias peladas

300 grs de calabaza naranja pelada y despepitada

200 grs de lenteja roja o coral

200 grs de tomate triturado

1 cebolla en juliana

1 l de caldo de verduras

1/2 cucharada curry

200 ml de leche de coco

Un chorro de aceite de oliva virgen extra o aceite de coco

sal y pimienta

1 pizca de jengibre opcional

Para decorar:

1 pizca de pimentón

1 pizca de perejil o cilantro

Pochamos la cebolla en la cazuela a fuego suave para que no se queme, cortamos las zanahorias y la calabaza a dados y las añadimos a la cazuela, salteamos un poco y vertemos el tomate triturado y el caldo. Cuando rompa a hervir agregamos las lentejas y salpimentamos. Dejamos cocer entre 15 y 20 minutos y añadimos la leche de coco y el curry. Trituramos y corregimos de sal. Servimos en los boles y decoramos con la pizca de pimentón, el perejil o cilantro o unas semillas de girasol y calabaza por ejemplo.

 

La horchata es la bebida que sale de la chufa, una bebida muy saludable y digestiva por su alto contenido en almidón y aminoácidos. Es una bebida energética y vegetal, refrescante y que ayuda a bajar los niveles de colesterol y los triglicéridos, baja en sodio y rica en minerales como el calcio, el hierro, el magnesio o el fósforo. Evita los gases, no contiene estimulantes, facilita la cicatrización de las heridas y además no suele dar alergias.

Homemade Horchata: Made with rice, cinnamon sticks, & almond milk

Foto: http://www.mangoesandpalmtrees.com

¿Como preparar una buena horchata? Para la elaboración de un litro de horchata solo es necesario contar con unos 200 gramos de chufa, que dejaremos a remojo, como las legumbres, 24 horas. Pasado este tiempo las escurrimos y las procesamos en batidora junto a 1 litro de agua mineral a ser posible, unos 50 gramos de azúcar y una cáscara de naranja o de limón previamente cepillada para eliminar posibles productos químicos. Batimos unos 3 o 4 minutos, a velocidad baja y dejamos reposar unos minutos. Colamos con un colador y un paño fino de algodón para eliminar la pulpa de la chufa y refrescamos en la nevera al menos un par de horas. La servimos decorada con canela en polvo.