Archive

cebada

Ya os hemos hablado en alguna ocasión de la cebada y su propiedades y ahora que comenzamos a ver algunas verduras más primaverales os proponemos un risotto de trigueros al que los no vegetarianos podréis añadir unos tacos de jamón.

Barley Risotto With Asparagus and Parmesan

Foto: Pinterest

INGREDIENTES:

1 taza de cebada remojada toda la noche

1 manojo de trigueros

3 cucharadas de aceite de oliva

3 cucharadas de tomate rallado

1/2 taza de habas frescas

2 dientes de ajo picado

1/2 cebolleta picada

6 tazas de caldo vegetal

1/2 taza de jamón en dados

1/2 taza de parmesano rallado

sal y pimienta

Cocemos la cebada remojada y lavada con el caldo partiendo de frío. Cuando rompa a hervir bajamos el fuego, ponemos la tapa y lo dejamos a fuego medio lento durante unos 30 minutos aproximadamente.

Desgranamos las habas, las lavamos y las cocemos 5 minutos desde que el agua rompa a hervir. Escurrimos y reservamos.

Lavamos y cortamos los espárragos trigueros. Los salteamos a fuego vivo con el ajo, la cebolla y el jamón en una sartén grande o una cazuela baja. Cuando casi estén hechos añadimos el tomate, las habas y salpimentamos. Cuando los sabores se integren agregamos la cebada, damos un par de vueltas para que se integren los sabores y añadimos el parmesano rallado justo antes de servir.

Continuamos con la serie de recetas con “otros cereales”, me refiero a los menos conocidos y utilizados por nosotros. Le vuelve a tocar turno a la cebada. En templado y frío. Deliciosa. Ya sabéis que voy buscando recetas nuevas en otros países con más respeto por la alimentación “comfort” o saludable y hoy le toca el turno a la BBC, una serie que publican y que llaman GOODFOOD.

Squash & barley salad with balsamic vinaigrette

INGREDIENTES:

1/2 calabaza naranja pelada y cortada en tiras

1 cucharada de aceite de oliva

125 grs de cebada

150 grs de ramilletes de brócoli

50 grs de tomate deshidratado rehidratado

1/2 cebolla roja picada

1 cucharada de semillas de calabaza

1 cucharadita de alcaparras

15 olivas de Aragón

albahaca picada al gusto

Vinagreta:

2 cucharadas de vinagre balsámico

3 cucharadas de aceite de oliva virgen

1 cucharadita de mostaza de Dijon

1 diente de ajo picado.

Asar la calabaza a 180ºC durante 20 minutos aproximadamente. Mientras cocer la cebada en cuatro partes de agua salada, tardará unos 25 minutos. Blanquear el brócoli en otra cazuela. Escurrir la cebada y el brócoli y mezclar con el resto de los ingredientes. Preparar la vinagreta vertiendo todos los ingredientes en un tarro con tapa y  agitándolo bien.

Este plato aguanta perfectamente en la nevera 3 días.

Que la alimentación ecológica y con base vegetariana es un hecho queda demostrado en internet. Imagino que en España somos más permisivos con los productos transgénicos o cargados de químicos porque en muchas ocasiones no podemos llegar a fin de mes a causa de la crisis. Pero también creo que somos bastante ligeros en general, que no generamos masa crítica hasta que ya no hay remedio y que no encauzamos bien las críticas y las exigencias a nuestros gobernantes, independientemente de la ideología. Los atentados contra el medio ambiente o la salud de los ciudadanos son patentes en las políticas y programas desarrollados desde hace décadas en nuestro país. No se ha dedicado apenas inversión a nuestras fortalezas y valores, al talento, a la cultura, a la ciencia ni a la agricultura, pesca y ganadería. No valoramos nuestros productos. Me indigno cada vez  veo fruta y verdura extranjera cuando se cultiva aquí.  Y no voy a seguir.

Todo esto viene al caso porque he encontrado en el periódico The Guardian esta estupenda receta de Sopa o Risotto de cebada y tomate. Con una preciosa foto de Simon Wheeler que resume lo que creo que es la alimentación: sencillez, mimo y materias de calidad. Como veréis la receta es de 2012, hace dos años y medio. En España alguien comenta en público que come cebada y a todo el mundo se le ponen los ojos como platos. En fin…

Barley, onions, tomatoes

Foto: Simon Wheeler, publicada en The Guardian

INGREDIENTES:

2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

1 cebolla picada

150 grs de cebada o espelta aclarada y remojada

750 ml de caldo de pollo, carne o verduras

750 ml de salsa de tomate (con ajo, tomillo, albahaca o laurel) Si utilizáis una salsa no casera añadirlo al guiso. Mejora considerablemente)

aceite de oliva virgen extra

sal marina

Saltear en un par de cucharadas de aceite la cebolla picada. Añadir la cebada o la espelta, el caldo y la salsa de tomate. Llevar a ebullición, y cocer lentamente sin tapa. La cebada necesita unos 30 o 40 minutos. La espelta entre 20 y 25 minutos.

La segunda opción es dejarlo más caldoso o más seco, tipo risotto. Si habéis elegido la segunda opción os recomiendo añadir unas rebanadas de mozzarella de bufala que se derrita con el calor del guiso al servir los platos.

Ya se, ya se que casi toda o toda la cebada que consumimos está procesada hasta haber sido convertida en alguna que otra cervecita, pero la versión de masticar es super rica. Es digestiva y buena para la vesícula… O al menos eso dicen. Más allá de la broma la cebada es un cereal a incorporar a nuestra rutina. Identificada como comida de animales hemos perdido multitud de recetas que antes se consumían en el país. Ya os conté como preparar un agua de cebada muy común hace bastantes años y muy de moda con la incorporación de las bebidas vegetales a nuestras rutinas de alimentación. Hoy tocan lentejas con cebada, en la que podéis incorporar desde un poco de cebada a un tanto por tanto. Por ir acostumbrando al paladar a su sabor. La cebada, al ser cereal complementa nutricionalmente las legumbres, y le dará un toque al plato que no esperáis.

Barley and Lentil Soup  2 small onions, diced  1 carrot, sliced  1 celery rib, sliced  2 cloves garlic, crushed  2 tbsp salted herbs  1 tsp cumin  black pepper to taste  ½ cup barley  ½ cup du Puy lentils  5 cups water  1 cup V8  2 fresh tomatoes, peeled and diced  1 cup broccoli florets  ¼ cup flat parsley, chopped

INGREDIENTES:

1 vaso de lentejas dupuy remojadas al menos 3 horas

1 vaso de cebada remojada 12 horas

2 cebolletas picadas

1 zanahoria picada

2 dientes de ajo picados

2 tomates pelados picados,

ramilletes de 1/2 brocoli pequeño

perejil picado

1/2 cucharadita de comino

1/2 cucharadita de pimienta

Ponemos la cacerola con la cebada y el agua a hervir a fuego fuerte hasta que rompa el hervor y mantenemos a fuego medio alto alrededor de 1 hora. Añadimos las lentejas y dejamos cocer unos 10 minutos. No os he mencionado el comino. Ayuda a eliminar los gases que produce la digestión de las legumbres, si os gusta lo podéis incorporar tanto en el agua de remojo como al principio de la cocción.En una sartén pochamos las verduras ligeramente y las añadimos a la cazuela. Las incorporamos a la cazuela, salpimentamos al gusto y regamos con 1 hilo de aceite de oliva. Corregimos de sal antes de terminar la cocción.

Esta sopa de cebada y zanahoria no es vegetariana, está mucho más rica con un caldo de pollo, pero los vegetarianos ya sabéis que un buen caldo de verduras y un poco más de especias estarán mucho más acordes con vuestros principios y vuestros gustos.  La receta la encontré en el blog Turmeric & Saffron y es muy adecuada para estos días de invierno tan desangelados. Como siempre es sencilla y rápida.

INGREDIENTES:

3/4 tazas de cebada lavada y remojada

caldo de pollo y/o verduras

1 zanahoria rallada

1 pizca de cúrcuma

zumo de 1/2 limón

perejil

sal y pimienta

Saltear ligeramente la zanahoria, añadir la cebada escurrida y dar unas vueltas. Agregar el caldo y algo de agua a fuero fuerte hasta que rompa el hervor. Bajar el fuego y dejar unos 40 o 50 minutos con la tapa puesta. Salpimentar y corregir de sal unos 10 minutos antes de finalizar la cocción.Ya sabéis que los tiempos de cocción de la cebada dependen del tiempo de remojo. Añadir un chorro de limón y el perejil picado.

La receta de hoy la hemos encontrado en el blog Alisacooks del que hemos tomado prestada también la foto. Actualmente nosotros hemos modificado ligeramente la receta, adaptándola a nuestros gustos. La tomamos tanto para comer como para cenar y la verdad es que resulta reconfortante y digestiva, quita el hambre y la sed como buena sopa. Está cargada de beneficios y sabor. Ya os he contado alguna vez los beneficios de la cebada y del miso y como su sabor nos gusta a rabiar vamos incorporándolos cada vez a más platos. Esta receta es ideal para las noches de otoño e invierno más desapacibles.

Mushroom Barley Soup ...pinner says:  easy to make it vegan - sub veg for beef broth. This is yummy! I doubled the recipe and added 1c chopped carrots w/ the garlic, some chopped spinach at the end, and left out the salt/miso (subbed 1 tsp Williams Sonoma mushroom soup boullion). I'll be making this again!

INGREDIENTES

1 cucharada de aceite de oliva virgen

1/2 cebolla en juliana

1/2 taza de cebada remojada una noche y lavada posteriormente

2 dientes de ajo picados

1 cucharadita de tomillo

150 grs de champiñones o shiitakes frescos o 15 grs si son deshidratados (y rehidratados)

1 cucharadita de harina de setas

1 cucharada de pasta de tomate

1 cucharadita de vinagre balsámico

1 hoja de laurel

1 cucharadita por persona de pasta de miso

sal y pimienta

En una sopera con el aceite caliente salteamos las setas limpias y cortadas, la cebolla y el ajo. Añadimos la pasta de tomate, las hierbas aromáticas, el vinagre y la harina de setas. Movemos ligeramente y dejamos reducir algo menos de 5 minutos. Agregamos la cebada (remojada y lavada) y el caldo y cuando rompa a hervir bajamos el fuego y dejamos cocer suavemente durante media hora con la tapa de la cazuela puesta. Corregimos de sal al final de la cocción teniendo en cuenta que el miso ya es salado. Retiramos del fuego y cuando deje de hervir añadimos el miso en un colador y agitaremos hasta su disolución. Servir y disfrutar.

 

La cebada es unos de los cereales con más propiedades nutricionales, pero que menos estamos habituados a consumir. Relegado a los animales y a la cerveza posee cualidades que lo hacen muy recomendable.

Mushroom Barley Risotto. I love risotto...excited to try barley in place of arborio rice for a healthier dish!

Foto: Pinterest.com

Con mayor cantidad de proteína que el trigo pero menos gluten e inositol resulta un buen tónico cardiaco, evita la rigidez de los capilares, regula el colesterol y evita la acumulación de grasa en el hígado. Posee vitaminas del grupo B, vitamina K, ácido fólico y gran cantidad de oligoelementos como hierro, cobre, zinc, azufre, manganeso, yodo selenio y molibdeno, además de otras sustancias benéficas antioxidantes y protectoras del cancer.

Rico en fibra soluble retarda el índice de absorción de glucosa, protege el sistema cardiaco, protege el sistema nervioso y combate la depresión y la ansiedad.

Es emoliente, digestiva, diurética, vasoconstrictora, antiinflamatoria, mineralizante, antiséptica, reconstituyente,alcalinizante, laxante… y está muy rica. Tiene un recuerdo de sabor a nuez.

Hay multitud de recetas para cocinar la cebada, hoy os sugerimos un “risotto” de cebada sencillo, suave y muy de temporada.

INGREDIENTES:

2 cucharadas de aceite de oliva

1 cebolla picada

250 grs. de setas frescas o 25 grs de setas deshidratadas o boletos

1 cucharadas de perejil picado

1 cucharada de tomillo

1 cucharada de eneldo

2 dientes de ajo picados

1 taza de cebada a remojo la noche de antes

6 tazas de caldo de verduras

queso pecorino o parmesano rallado al gusto

sal y pimienta

Lavar la cebada remojada cambiando el agua un par de veces. Limpiar las setas o rehidratarlas al menos un par de horas si son trozos grandes. En una sartén a fuego vivo saltear las setas con el aceite, el ajo y la cebolla. Añadir la cebada y las hierbas aromáticas, damos un par de vueltas y añadimos el caldo. Cuando rompa a hervir añadir la sal, y cocer unos 30 minutos aproximadamente a fuego lento con la tapa puesta. Rallamos el queso para que no se seque demasiado mientras termina la cocción de la cebada. Corregimos de sal y pimentamos. Agregamos el queso rallado  que junto a la cebolla dará untuosidad al plato y servimos. Si os gusta todavía más cremoso podéis añadir una cucharada de mantequilla no hidrogenada.