Ya os hemos hablado en alguna ocasión de la cebada y su propiedades y ahora que comenzamos a ver algunas verduras más primaverales os proponemos un risotto de trigueros al que los no vegetarianos podréis añadir unos tacos de jamón.

Barley Risotto With Asparagus and Parmesan

Foto: Pinterest

INGREDIENTES:

1 taza de cebada remojada toda la noche

1 manojo de trigueros

3 cucharadas de aceite de oliva

3 cucharadas de tomate rallado

1/2 taza de habas frescas

2 dientes de ajo picado

1/2 cebolleta picada

6 tazas de caldo vegetal

1/2 taza de jamón en dados

1/2 taza de parmesano rallado

sal y pimienta

Cocemos la cebada remojada y lavada con el caldo partiendo de frío. Cuando rompa a hervir bajamos el fuego, ponemos la tapa y lo dejamos a fuego medio lento durante unos 30 minutos aproximadamente.

Desgranamos las habas, las lavamos y las cocemos 5 minutos desde que el agua rompa a hervir. Escurrimos y reservamos.

Lavamos y cortamos los espárragos trigueros. Los salteamos a fuego vivo con el ajo, la cebolla y el jamón en una sartén grande o una cazuela baja. Cuando casi estén hechos añadimos el tomate, las habas y salpimentamos. Cuando los sabores se integren agregamos la cebada, damos un par de vueltas para que se integren los sabores y añadimos el parmesano rallado justo antes de servir.

Advertisements

Una de las mejores maneras de comer todos los días ensalada es variar las vinagretas. Hace que la misma comida parezca distinta. Muchas veces no hay que cambiar de productos, modificando los condimentos cada plato es nuevo… Hay que tener curiosidad y poca gana de trabajar en la cocina. No hace falta un gran esfuerzo…

Esta vinagreta, potente de sabor, nos ayudará bastante no solo con las ensaladas, también con verduras asadas, pastas, arroces… Es muy versátil.

INGREDIENTES:

2 cucharada de miel

4 cucharadas de salsa de soja

1 cucharadita de azúcar

1 cucharadita de semillas de sésamo

4 cucharadas de vinagre de arroz

2 cucharadas de aceite de sésamo

Meter todos los ingredientes en un frasco. Cerrar y agitar hasta emulsionar. COnservar en la nevera.

Continuamos con la serie de recetas con “otros cereales”, me refiero a los menos conocidos y utilizados por nosotros. Le vuelve a tocar turno a la cebada. En templado y frío. Deliciosa. Ya sabéis que voy buscando recetas nuevas en otros países con más respeto por la alimentación “comfort” o saludable y hoy le toca el turno a la BBC, una serie que publican y que llaman GOODFOOD.

Squash & barley salad with balsamic vinaigrette

INGREDIENTES:

1/2 calabaza naranja pelada y cortada en tiras

1 cucharada de aceite de oliva

125 grs de cebada

150 grs de ramilletes de brócoli

50 grs de tomate deshidratado rehidratado

1/2 cebolla roja picada

1 cucharada de semillas de calabaza

1 cucharadita de alcaparras

15 olivas de Aragón

albahaca picada al gusto

Vinagreta:

2 cucharadas de vinagre balsámico

3 cucharadas de aceite de oliva virgen

1 cucharadita de mostaza de Dijon

1 diente de ajo picado.

Asar la calabaza a 180ºC durante 20 minutos aproximadamente. Mientras cocer la cebada en cuatro partes de agua salada, tardará unos 25 minutos. Blanquear el brócoli en otra cazuela. Escurrir la cebada y el brócoli y mezclar con el resto de los ingredientes. Preparar la vinagreta vertiendo todos los ingredientes en un tarro con tapa y  agitándolo bien.

Este plato aguanta perfectamente en la nevera 3 días.

Muchas veces nos apetece tomar un poco de dulce o de chocolate para terminar una comida. Para esas ocasiones tenemos recetas como estas. Solo hay que elegir un buen chocolate y añadir semillas, frutos secos o fruta deshidratada para tomar un bocado saludable que nos quite el antojo. SI eliges un chocolate del 85% de cacao estarás optando por la versión más saludable.

Dark Chocolate Super Bites - 12 Easy and Free Crochet Patterns for Newbies | GleamItUp

Foto: Pinterest

INGREDIENTES:

1 tableta de chocolate troceada

frutos secos, semillas o frutas deshidratadas.

Fundir el chocolate al baño María, lentamente para evitar que se queme. Verter una cucharada sobre papel sulfurizado y colocar sobre el los frutos, frutas y semillas que más nos apetezcan. Continuar hasta terminar con todo el chocolate. Dejar enfriar para que el chocolate solidifique y separar cada pieza. Se pueden guardar tranquilamente en un frasco de cristal.

Creo que hemos dado alguna otra receta con verduras aliñadas con una salsa de tahin, pero la verdad es que es tan rico que cada día es más básico en mi alimentación. El tahin o tahini es una pasta de sésamo con agua y sal que resulta muy sabroso. Con gran cantidad de calcio resulta muy adecuado en dietas que han eliminado la leche. Este aliño está estupendo con pasta, ensaladas o verduras asadas. La receta no tiene foto, esta vez me disculparéis que no os linkee a otros blogs con recetas maravillosas…

Existen dos opciones para realizar esta salsa. Con tahin o con harina de sésamo.

INGREDIENTES:

tahin

aceite de oliva virgen extra

agua

Mezclar 1 cucharada de tahin con 1 cucharada de aceite y mezclar. Para conseguir la consistencia deseada ir agregando medias cucharadas de agua.

Aceite de oliva virgen extra

Harina de sésamo

Agua

Mezclar 1 cucharada de harina de sésamo con 1 cucharada de agua, mezclar y añadir 1 cucharada de aceite de oliva virgen.

A estos ingredientes podréis añadir unas gotas de zumo de limón, sal, pimienta, hierbas aromáticas o alguna especia que te guste.

Todos los que tomamos copos de avena los añadimos directamente a la leche, sea esta de vaca o vegetal. Hay otra opción buenísimas para los desayunos que es preparar una crema. Es una receta sencilla cuando usamos los copos y algo más elaborada si utilizamos avena en grano. Os damos las recetas con copos y con grano con diferentes alternativas para el desayuno.

Steel Cut Oats with Apples, Pecans and Toasted Coconut via The Year in Food101 possibilities when it comes to mix-ins. These are a few of my favorites...

Good Eats: 3 Busy Girl Breakfasts

Fotos: Theyearinfood, lovelylittlekitchen y Laurenconrad

INGREDIENTES:

1/2 taza de copos de avena finos

3 tazas de agua o leche vegetal: arroz, avena, almendras, soja…

1 pizca de sal marina

Poner a hervir la avena con el agua o leche y la pizca de sal y cocer entre 3 y 5 minutos.

100 grs. de avena

600 ml de agua o leche vegetal: arroz, avena, almendras, soja…

1 pizca de sal marina

Lavar la avena y cocerla con el agua o la leche y la pizca de sal unos 35 minutos removiendo de vez en cuando.

Esta es la receta base a partir de la cual elaborar nuestro propio “porridge”, como se le conoce en los países anglosajones. A partir de aquí las variaciones son infinitas. Podemos añadir azúcar o panela, sirope de agave o arce, canela, vainilla, cacao… durante la cocción del grano o la elaboración de la leche si utilizáis la Chufamix… Y en la versión con copos os recomiendo hacerlo posteriormente.

Para vuestro desayuno diario podréis optar por añadir pasas, ciruelas, polen, miel, sirope de agave o arce, almendras, nueces, fruta fresca de temporada, semillas de lino, alpiste, sésamo, otros copos de desayuno o mueslis en pequeña cantidad, yogur…

La receta de hoy es de un pan sin gluten, ácimo, sin levaduras muy adecuado para acompañar hummus, patés vegetales, salsas o comidas informales. Es una adaptación muy libre de los panes naan, de consumo corriente en Asia central. Rápido de preparar, vistoso y muy rico. Podemos adaptar fácilmente las cantidades ya que, como veis, los ingredientes principales son 2 partes de harina por 1 de yogur. El resto de ingredientes son fácilmente adaptables. La foto es del blog Playfulcooking, con una visión muy lúdica de la cocina, como a nosotros nos gusta.

Naan

INGREDIENTES:

1 taza de harina arroz

1 taza de harina maíz o garbanzos

1 cucharada bicarbonato sódico

1 cucharada aceite

1 taza yogur

agua

1 pizca de sal

semillas de sésamo

perejil o cilantro picado

Mezclar las harinas con el bicarbonato y la sal en un bol. Mezclar, formar un volcán y añadir el aceite y el yogur. Formar una masa a la que añadiremos un poco de agua para trabajarla con facilidad si está muy dura. Debemos poder formar una bola con ella. Cubrimos con un paño y dejamos reposar dentro del bol durante 20 minutos. Una vez reposada la cortamos en 9 o 10 bolas que trabajaremos con un rodillo o con la mano, sin apretar, formando discos que nos quepan en una sartén pequeña, deben ser bastante finos para poder hacerlos rápidamente. Dejamos reposar unos 10 minutos más y espolvoreamos los discos de masa con sésamo y perejil o cilantro y unas gotas de aceite si nos apetece.

Calentamos una sarten engrasada a fuego medio alto y vamos asando los naan unos 30 o 40 segundos por cada lado, hasta que veamos que la masa está crujiente y aparecen burbujas. Se secan enséguida y son duros, por lo que conviene envolverlos en un paño si no se consumen enseguida para que no se sequen.