Archive

Monthly Archives: December 2014

Esta es una receta básica para un bizcocho de chocolate que se puede adaptar fácilmente a los gustos navideños dándole un toque especiado típico de la navidad. Además es muy sencillo adaptar los ingredientes a distintas intolerancias o problemas digestivos. Está riquísimo con un té chai o un café con leche algo diferente. En vuestras reuniones familiares o con amigos os dará un juego que no esperáis.

Chocolate Gingerbread

Foto: laraferroni

INGREDIENTES

135 grs de harina

4 cucharadas de mantequilla o aceite de oliva virgen

1 y 1/3 de azúcar moreno

2 huevos o 3 cucharadas de semillas de lino batidas con agua o 1 plátano triturado

1/2 cucharadita de bicarbonato

2 cucharadas de cacao

1 cucharadita de canela

1 cucharadita de jengibre

1 pizca de sal

opcionalmente:

chocolate rallado o troceado o cacao en polvo para decorar

2 cucharadas de jengibre azucarado

Mezclamos los ingredientes secos por un lado y los húmedos por otro. Mezclamos ambos hasta conseguir una textura fina y homogénea. Si optamos por incluir trocitos de jengibre o de chocolate los mezclamos en la masa justo antes de verterla en un molde engrasado

Horneamos entre 25 y 30 minutos en horno precalentado a 170º (si no tenéis esta opción lo mejor es precalentar el horno a 180º y bajarlo a 160º al introducir el bizcocho.

Enfriar sobre una rejilla antes de desmoldar.

Advertisements

Una de las maneras más eficaces de encontrarse mejor es ir quitando alimentos que no sirven para nada, como el azúcar. Existen un montón de recetas que sin incluirlo resultan dulces, reconfortantes, energéticas y casi podríamos decir que adictivas.Almond Joy Smoothie | @tasteLUVnourish | #almondjoy #smoothie #chocolate #healthy @lovemysilk

Foto e inspiración para la receta: Tasteloveandnourish

Con el tiempo el cuerpo nos empieza a decir si nos sienta mal algún alimento, vemos que nos vamos engordando comiendo lo mismo o menos… La leche de vaca también es uno de los alimentos que pueden provocar más problemas de digestión, intolerancias… Y aunque no te siente mal ningún alimento estas alternativas son ricas y agradables, saludables y no necesitas nada especial para descubrir nuevos sabores y formas de disfrutar de los diferentes alimentos que están a nuestro alcance.

Este batido lo encontramos en el blog Taste Love & Nourish donde podréis descubrir recetas muy imaginativas, como a nosotros nos gustan, sorprendentes y que os darán pie a descubrir vuestras propias formulas para ser realmente “aficionados a comer bien”. Os recomiendo echar un vistazo con muchas tranquilidad ya que os sorprenderán gratamente todas las ideas que nos propone Caroline que, como podréis comprobar, sabe de lo que habla.

Nosotros hemos ido adaptando la receta a nuestros gustos, pero el resultado visualmente es muy similar al de la foto de su blog.

INGREDIENTES:

1/2 taza de hielo

1 platano helado

1 1/2 cucharadas de cacao puro desgrasado

1 3/4 de tazas de leche de almendras (o 1 1/3 vasos de agua mineral y 7 almendras)

3 ciruelas, dátiles o 1 cucharada de pasas (yo pongo pasas)

1 cucharada de coco rallado para el batido y 1/2 cucharada para decorar

Introducir todos los ingredientes en la batidora y triturar. Servir inmediatamente decorado con el coco rallado.

 

Un buen recurso de despensa es tener algunos frascos con tomates deshidratados aromatizados para preparar unos montaditos, tostadas o guisos en un momento. En ensalada son también espectaculares…

 Here is another pantry staple you can make on your own – the sun-dried tomatoes. Either in olive oil, seasoned, or plain, they add a distinctive touch and great flavor to many dishes and salads. Making your own sun-dried tomatoes is very simple and certainly is much less expensive than buying them at the grocery store.  Follow the link for more info & method.

Foto: Pinterest

Su elaboración no es muy rápida pero nos dan muchísimo juego y los podemos adaptar a los sabores que más nos gusten.

INGREDIENTES:

tomates deshidratados

aceite de oliva virgen extra

pimienta

ajos

hierbas aromáticas al gusto

tarros de cristal

Lo primero que debemos hacer es rehidratar los tomates un par de horas en agua templada o fría. Cuando estén blanditos los secamos cuidadosamente con un papel de cocina o un paño que no suelte pelusa. Los introducimos en un frasco de cristal junto a unos granos de pimienta, un par de ajos sin pelar y las hierbas aromáticas que nos gusten más: romero, albahaca, tomillo… Cubrimos con aceite de oliva virgen extra y guardamos unos 15 días antes de abrir el tarro.

Posibilidades

Ensalada de tomate: Tomates variados troceados, tomates deshidratados troceados, aceitunas negras, orégano, sal, aceite de oliva virgen extra y aceite del tarro.

Carnes guisadas: Añadir en la cazuela para saltear algunos tomates deshidratados y parte del aceite que los cubre. Preparar la receta de acuerdo a las instrucciones.

Montaditos o tostadas de queso de cabra con tomate deshidratado:  Untar una rebanada de pan a nuestra elección (mejor tostado) con una buena capa de queso de cabra: rulo, crema… Colocar encima medio tomate deshidratado. Aliñar con el aceite del tarro.

Pesto de tomate deshidratado: Preparar el pesto triturando tomates secos en aceite, parmesano rallado, piñones o almendras y orégano con algo de aceite de oliva en la batidora.

Pasta alla putanesca: Cocer la pasta, escurrirla y aderezarla con un salteado de tomate seco deshidratado, aceitunas negras, alcaparras y anchoa picada.

Pan casero de tomate y aceituna: Añadir a la masa antes de formarla tomate rehidratado y aceitunas negras y hornear.

Aliño de ensalada y verduras asadas: Preparar una vinagrera triturandocon los tomates picados, albahaca, vinagre de jerez, aceitunas negras…

El panforte es un postre típico toscano que ha viajado a Sudamérica gracias a la emigración de los siglos XIX y XX. Similar a un turrón es un postre vegano lleno de energía que se adapta a la celiaquía cambiando la harina de trigo por la de arroz. Existen tantas recetas como familias y se puede disfrutar estos días navideños. Es sencillo de hacer aunque debemos tener cuidado porque es muy fácil perder el postre durante la preparación. Los ingredientes son que encontramos en las cocinas de todos los países mediterraneos, por lo que no resulta excesivamente “exótica”. Y casera su sabor es sublime.

La foto es del increible blog Kingarthurflour, con recetas que siempre salen. La receta es la receta familiar de la madre de mi amiga Elisabetta, espero que no se enfade demasiado por publicarla en el blog…

Made a version last night...didn't have hazelnuts...so although it's probably no longer panforte....I made with almonds and walnuts...adding a little cognac. Very good!

Foto: kingarthurflour

INGREDIENTES:

100 grs de harina de trigo o arroz para celiacos

150 grs de panela

150 grs de malta o sirope de arroz

ron al gusto

300 grs de frutos secos: almendras, avellanas, nueces, castañas (al gusto)

1 puñado de higos secos

1 puñado de dátiles

1/2 cucharada de cada una de estas especias al gusto: canela, anés estrellado, jengibre, clavo, nuez moscada…

cascara rallada de 1 naranja

al gusto frutas deshidratadas como piña, papaya, mango (mi modificación a la receta, evitar los que busquen sabores tradicionales)

azúcar glass

Tostar los frutos secos ligeramente en el horno y picar la mitad groseramente, para que queden trozos de distintos tamaños y mezclar con la harina, la cáscara de naranja y los dátiles e higos troceados y las frutas deshidratadas. La otra mitad se pica junto a las especias.

Poner a cocer a fuego bajo para que no se arrebate (queme) el azúcar con la malta o el sirope y el ron un máximo de 10 minutos. Ha de hervir para que evapore el alcohol pero queden los aromas. Será como un caramelo sobre el que volcaremos los frutos secos con las frutas y la harina. Mezclar rápida y enérgicamente hasta que quede homogeneo y verter en un molde engrasado, cuidando que quede plano por arriba. Hornerar una media hora a 150ºC con un papel encima o una oblea para que no se queme. Se deja enfriar sobre una rejilla y se espolvorea con una buena cantidad de azúcar glass.

Los días que nos apetecen recetas más “exoticas” no necesitamos complicarnos mucho la vida. Con 4 ingredientes podemos preparar platos resultones y diferentes. EL cous cous es muy agradecido en este aspecto. Casi siempre relegado a la categoría de acompañamiento es en las recetas con fruta desecada y frutos secos cuando alcanza su esplendor. Y los intelerantes al gluten sustituir por mijo, quinoa, amaranto…

Israeli Couscous with Pine Nuts and Parsley

Foto: Pinterest

INGREDIENTES

250 grs. de cous cous,

300 ml. de caldo vegetal hirviendo,

ralladura de 1 limón,

40 grs. de cilantro o perejil picado,

1 puñado de pasas,

4 cucharadas de piñones tostados,

aceite de oliva virgen extra.

sal y pimienta

Volcar el caldo hirviendo sobre el cous cous, dejar reposar 2 minutos y remover. Soltarlo con un tenedor. Añadir la ralladura de limón, el cilantro, las pasas algo hidratadas en agua y los piñones. Mezclar, sazonar, aliñar y servir. Otra opción es saltear las pasas maceradas en un vino oloroso junto a los piñones antes de añadirlos al cous cous.

Nos gusta mucho la polenta o las farinetas con algo de caldo de verduras y leche (que a veces cambiamos por leche de almendras o de arroz ya que le da un toque más cremoso) y un poco de queso rallado que se funde mientras servimos el plato. Para este otoño tan corto os sugerimos un plato de polenta con boletos, al que los no vegetarianos podréis añadir un toque crujiente de jamón para disfrutar todavía más.

Hoy la receta no es muy ligera, pero aquellas personas a las que les sienta mal el trigo pueden disfrutar de un plato que llena y engorda de vez en cuando sin ningún problema de digestión.

Creamy Polenta with Roasted Mushrooms...never had polenta but if its like grits hen yumo

Foto: Pinterest

INGREDIENTES:

2 cucharadas de sémola de maíz,

1 taza de caldo

1 taza de leche que puede ser vegetal

1/2 taza de queso rallado tipo parmesano o pecorino

25 grs de boletos deshidratados o las setas que más os gusten

3 cucharadas de aceite de oliva virgen

1 ajo picado

1 cucharada de perejil picado

sal y pimienta

2 filetes de jamón serrano a tiras.

Rehidratamos las setas al menos un par de horas en un bol. Puedes dejarlas por la mañana antes de salir a trabajar. Al volver las retiramos conservando el agua (que añadiremos a la polenta), las escurrimos y las salteamos en una sartén con un par de cucharadas de aceite y el ajo picado. Si optas por la versión con jamón añádelo para que aromatice el aceite. Añadir el perejil y dar un par de vueltas evitando que se queme. Las retiramos y reservamos.

En la misma sartén prepararemos las farinetas añadiendo la cucharada de aceite que nos queda. Añadimos una cucharada de sémola y cuando se forme una pasta la segunda. No debe quedar grumoso y el aceite no debe estar muy caliente para no quemar la sémola. Añadimos el caldo y la leche poco a poco mientras vamos moviendo, como si fuera la masa de unas croquetas. No olvidéis añadir el agua donde se han rehidratado las setas bien colada, aromatizará aún más la polenta. Irá espesando poco a poco, lo ideal es que no quede muy espesa para poder tomarla a cucharadas. El fuego debe ser bajo, cuidando siempre de que no hierva a borbotones, ya que debe estar un cuarto de hora al menos al fuego para que las farinetas se cuezan bien y no sepan como a harina. En los cinco últimos minutos añadiremos el queso rallado y quitaremos el fuego, mezclándolo cuidadosamente. Servimos y añadimos un par de cucharadas de setas salteadas por encima.

Todos los martes recibimos el pedido de quesos artesanos de Letux. Letux es un pueblo cercano a Zaragoza en que la familia de Lourdes cría su ganado y elabora unos quesos de cabra y oveja buenísimos, además de el solicitadísimo requesón de oveja, las cremas de queso, el Quitapenas… etc…

Uno de los cremas que más nos gusta es la de queso de cabra con ajo y perejil. Da mucho juego. Está buenísima sobre una cracker decorada con un par de granos de granada, que le aportan un frescor increible, es un montadito sencillo y delicioso. Esta crema de queso la hemos mezclado con yogur griego como salsa de ensaladas o para unas patatas asadas. Con el falafel está deliciosa. La utilizamos también con aceitunas, anchoas y tomates deshidratados en aceite con romero para preparar tostadas… Cualquier mezcla le va bien.

rosemary + salmon + cream cheese + bread

Foto: Pinterest

Pero hoy es la presentamos en un bocata que nos gusta especialmente cuando estamos perezosos y queremos cenar rico o cuando nos vamos a dar un paseo por el monte.

Aprovechando que nos hemos quedado un pan de centeno y cereales de la pastelería Puyet de Graus que nos traen con los turrones (solo en diciembre) hemos cenado este bocadillo que queda delicioso. Y con todo el producto (excepto el salmón) de pequeñas empresas de Aragón que se dedican a darnos de comer auténticas delicias.

INGREDIENTES:

1 tarrina de crema de queso de Letux

1 sobre de salmón ahumado

1 pan de centeno y cereales de la pastelería de Puyet

1 bolsa de rúcola

1 chorrito de aceite de oliva virgen extra de Molino de Bolea variedad arbequina

1 cucharada de alcaparras picadas opcionalmente

Cortamos para cada bocadillo 2 rebanadas gruesas de pan. Extendemos una generosa cantidad de crema de queso de cabra y media cucharada de alcaparras picadas. Colocamos el salmón sobre el queso y cubrimos con la rúcola, que aliñaremos con un hilo fino de aceite de oliva virgen arbequina antes de tapar con la segunda rebanada de pan.

Una auténtica delicia.