Archive

Monthly Archives: May 2014

Las ensaladas son un complemento estupendo en nuestra dieta. Incorporarlas en verano es más sencillo de lo que parece y no hablamos de esas ensaladas que nos dejan con un hambre atroz a la media hora de comerlas. Las legumbres se convierten en un aliado estupendo para quitarnos el apetito y para complementar nuestra ingesta de proteínas. Hoy os proponemos una receta que nos ha inspirado…………………

Black-eyed Pea Salad   2 cans black-eyed peas, 1 diced tomato, 1/2 diced red onion, 1/2 large red, yellow, or orange bell pepper, 1 jalapeno,4 green onions, 1/3 c. cilantro, 1/4 c. rice wine vinegar, 2 Tbsp. oil, 1/2 tsp. honey, salt and  pepper.

Foto y receta de origen de http://www.ahintofhoney.com/

INGREDIENTES

1 taza de alubia carilla

2 tomates

1 cebolla morada

1 pimiento pequeño rojo, verde o amarillo

1 jalapeño

1/2 manojo de perejil o cilantro

1/2 cucharada de semillas de calabaza

1/2 cucharada de semillas de girasol

vinagre de arroz

aceite de oliva virgen extra

sal y pimienta

zumo de 1/2 limón

Remojamos las alubias la noche anterior y las cocemos cerca de 2 horas con agua y laurel. Escurrimos y reservamos. Los que no tienen tiempo ya saben que es ideal cocer el doble de cantidad de lo que necesiten y una vez cocida la legumbre pueden guardarla en el congelador. Si ya lo has hecho, puedes ahorrarte este paso y solo necesitas recordad que debes sacar las alubias del congelador la noche anterior y sacarlas de la nevera cuando llegues al mediodía.

Lavar y cortar las verduras en dados y colocarlas en un bol. Agregar las alubias bien escurridas. Lavar y trocear el perejil o cilantro y picarlo no muy grande y colocarlo sobre la ensalada. Añadir las semillas.

Preparar la vinagreta en un frasco con el vinagre de arroz, el zumo de limón y el aceite de oliva. Agitar hasta que emulsione. Verter sobre la ensalada, salpimentar y mezclar con una cuchara de servir para que los sabores queden bien integrados. Listo

Advertisements

En primavera las verdulerías se llenan de color y de productos que nos entran por los ojos. Comienza el calor y con él las ganas de comidas ligeras, sanas y frescas. Si queremos incorporar alimentos que nos cuiden es muy sencillo. Ojeando el maravilloso blog de Shaina Olmanson Food for my family encontramos una maravillosa salsa para las macedonias con miel, lima y chia con una pinta estupenda, como se puede ver en su preciosa foto.

Honey Lime Chia Fruit Salad #recipe via FoodforMyFamily.comFoto: http://foodformyfamily.com/

 Nosotros hemos preparado una nueva versión que incorpora las semillas de chia y polen, pero que resulta igual de refrescante ya que además del zumo de lima incorpora la ralladura de 1/2 lima, menta y jengibre rallado, que le aporta ese punto picante y diferente. Os damos la receta:

INGREDIENTES PARA LA SALSA:

Zumo de 2 limas

Zumo de 1 limón

Zumo de 1/2 naranja

Ralladura de 1/2 lima

1 cucharada de postre de semillas de chia

1 cucharada de postre de polen

1 cucharada de menta

1/2 cucharada de postre de jengibre rallado

INGREDIENTES PARA LA MACEDONIA

1 taza de bolas de melón

1 taza de bolas de sandía

1 taza de piña troceada

1 taza de kiwi a rodajas

1 taza de fresas

los gajos cortados a sangre de 1 naranja

los gajos cortados a sangre de 1 pomelo

La cocina es maravillosa y podemos incorporar o quitar los ingredientes que prefiramos. Como veis esta receta es muy sencilla. La única recomendación que os podemos dar es batir la salsa para evitar que las semillas de chia se queden pegadas y dejarla preparada antes de cortar la fruta para que las semillas se hidraten bien.

La semilla de chia tiene grandes propiedades: baja el colesterol, tiene calcio, potasio, hierro, omega 3 muchísima fibra, ayuda a controlar los niveles de azúcar.

El jengibre está muy recomendado para ayudar a perder peso y aliviar las nauseas, aunque si estás embarazada se desaconseja su uso.

 

Todos conocemos al menos de oídas las farinetas de nuestros abuelos, del pueblo, como algo muy antiguo, olvidado y de pobres. La sémola de maíz es una harina gruesa elaborada con el grano de maíz entero.En el resto de España es la base de las gachas, en Italia el ingrediente principal de la polenta y con la emigración europea llegó a todo el continente americano.

Homemade pizza with polenta crust from Williams-Sonoma---I've never tried polenta crusts, but I keep hearing that they are a wonderful gluten-free alternative and still super tasty.  Plus, I love the idea of homemade pizzas.  This will require some additional purchases (ie: a pizza stone), but I think it would make a wonderful date/family night project.  yummm

Foto y receta de http://blog.williams-sonoma.com/

Nos aporta mucha energía e hidratos de carbono. En Aragón la asociamos como un plato de invierno, pero no es así. En el blog os sugeriremos multitud de recetas para incorporarla a vuestras recetas de verano porque se adapta a los horarios extraños, se puede tomar fría, frita o asada elaborando bases de pizza, de pasteles, de manera similar a las patatas fritas, empanada, como tortilla de tacos, o a dados para dar un poco de consistencia a las ensaladas. En nuestro tablero de Pinterest dedicado a la polenta podéis inspiraros para preparar recetas ricas y diferentes. La sémola de maíz es apta para celíacos y les abre un mundo de posibilidades a la hora disfrutar en la mesa.

En esta ocasión os damos las dos elaboraciones básicas para farinetas y para la polenta italiana y os explicamos como adaptarla a la cocina de todos los días. Para las farinetas yo os doy la receta de mi suegra, pero como cada maestrillo tiene su librillo al preguntar a vuestras madres, abuelas, tías… os pueden decir: ¡así no se hacen! Mi madre hacía esto otro y ¡Esas son las farinetas de verdad! En el caso de la polenta lo mismo. Según la zona se realiza de una manera diferente y al ser platos muy extendidos sus variedades son múltiples.

INGREDIENTES PARA LAS FARINETAS

1 trozo de pan duro para los tostones

1 cucharada de harina de maíz o de trigo, espelta, centeno… al gusto

1 o 1 1/2 cucharadas por persona de sémola de maíz

agua

2 cucharadas de aceite

Cortar el pan en rebanadas y después en dados. Calentar el aceite en una sartén y freír los tostones. Retirar y reservar. Echar 1 cucharada o 1 y 1/2 cucharadas soperas de sémola de maíz a la sartén y 1 cucharada de harina fina para que ligue. Este momento de la elaboración es muy similar a la base de la bechamel como veis. Añadir el agua y desleir bien la sémola para que no se formen grumos. Seguir moviendo con la cuchara porque tendrá que hervir para espesar. Dejar cocer unos 15 minutos para que pierda el sabor de la harina. Si espesa mucho se va añadiendo agua, debe quedar como un puré espeso. Volcar los tostones y servir. Hay quien además de los tostones añade panceta, longaniza, chorizo…

INGREDIENTES PARA LA POLENTA

Sustituir el agua por agua y leche.

Cantidad necesaria de queso rallado.

Eliminar de la lista de ingredientes el pan tostado.

El procedimiento es el mismo, se saltea ligeramente la harina con la sémola, se agrega el agua y la leche, se cuece moviendo de manera regular, y tras la cocción de 15 minutos se añade el queso rallado. Esta receta base se puede “enriquecer” con hierbas aromáticas, caldo de verdura…

 

Cualquiera de estas dos recetas se puede adaptar. Haciendo las farinetas más densas quedarán compactas al enfriar por lo que nos permite muchísimas elaboraciones:

MINI POLENTA PIZZAS

Base de pizza de polenta, foto y receta de http://ahouseinthehills.com

En este caso a la polenta le han añadido caldo y hierbas aromáticas: tomillo, orégano… Se pueden hacer bases individuales o una base grande y servir sin hornear u horneado a 180º unos 10 15 minutos, dependiendo de la cantidad de ingredientes que lleven y lo cerca de los bordes que estén. Los ingredientes pueden variar entre una ensalada, el clásico tomate y queso, cebolla confitada, paté, hummus con berenjena y queso… La imaginación al poder.

Polenta bruschetta with tapenade | BBC Good Food

Foto y receta de http://www.bbcgoodfood.com/

En este caso, para preparar las bruschette se ha preparado la polenta muy densa y se ha dejado enfriar. Se ha cortado y se ha pasado por la sartén con el aceite muy caliente. Se sirve sobre ensalada de rúcola con una cucharada de paté de aceitunas y un tomate deshidratado que habremos aromatizado con aceite y nuestras hierbas aromáticas preferidas un par de días.

Polenta-Crusted Rosemary-Roasted Potatoes

Foto y receta de http://www.simplebites.net/

En este caso cambia la forma de cortar la polenta compacta. Se corta como si fueran gajos y se reboza ligeramente con sémola. Se fríe en sartén con el aceite bien caliente con ajo, romero sal y pimienta. Otra opción muy sabrosa.

¿Todavía pensáis que las farinetas no son para el verano?

La cocina norteamericana ha incorporado los alimentos libres de gluten a su recetario tradicional. No es difícil encontrar opciones adecuadas a numerosos problemas de salud que convierten comer cada día en algo grato, bueno y sano. Aquí todavía estamos intentándolo y hay mucha gente que confunde la cocina libre de gluten con intolerancias a lactosa, huevos… Los veganos siguen siendo bichos raros y los productos orgánicos se cargan de tasas y de prejuicios. Por eso en este blog encontraréis muchas recetas que en ocasiones son copias exactas de recetas encontradas en blog estadounidenses, y esta no es una excepción.

Banana-Oat Blender Pancakes

Foto y receta de: http://www.mountainmamacooks.com/

Nos gusta probar lo que vendemos y preparar productos sencillos y ricos, así que siempre nos hacemos con todos los cacharros que nos permiten preparar verduras crudas, cocer al vapor, a baja temperatura o preparar platos de manera algo más chula a poner un par de cazos en el plato.

Las recetas de fiesta, de homenaje o de “hoy tengo hambre y no me quiero dar un atracón del que me arrepentiré al dar el último bocado” también forman parte de nuestra cocina y de nuestra mesa, así que hoy os proponemos preparar unas tortitas de avena y plátano que salen muy ricas, sacian el hambre, nos dan energía y están libres de gluten y de azúcar.  No puede asustarnos ver listados de muchos ingredientes, ya que si os gusta cocinar y comer, ya  están en nuestra cocina, son de fondo de despensa y se pueden comprar envasados y a granel. No son extraños y permiten modificaciones que los adaptan a nuestros gustos y necesidades. Sirven para el desayuno y para la merienda, gustan a los pequeños y a los que no vamos a crecer más. Y no cuesta nada de tiempo prepararla. Os lo explicamos en un momentito.

INGREDIENTES

2 tazas de copos de avena

1 1/4 tazas de leche vegetal con vainilla

1 1/2 plátanos maduros

1/2 cucharada de postre de canela en polvo

1 cucharada colmada de miel

1/4 cucharada de postre de sal

1 1/2 cucharadas de postre de levadura química

1 huevo grande

aceite de coco, oliva o sésamo para cocerlas.

 

Para realizar la masa colocamos todos los ingredientes salvo el huevo y el aceite en la licuadora o batidora y mezclamos bien. Después añadiremos el huevo y batiremos durante unos minutos hasta que quede bien integrado en la masa.

Calentaremos la sartén engrasada con el aceite, como un molde de pastelería, y vertemos un par de cucharadas soperas de masa, la extendemos bien y la dejamos un par de minutos por cada lado. Repetimos la operación hasta terminar con toda la masa.

Servimos con sirope, más miel, frutas frescas, mermeladas,cacao…

 

Esta noche vamos a preparar una estupenda ensalada de quinua, que tomaremos un par de horas antes de ir a dormir. Usaremos hortalizas que ya tenemos en la nevera y que usamos todas las semanas. Como veréis las verduras pueden ir cambiando e incorporar otras muchas a vuestro gusto, cambiándolas según haya en el mercado. Ahora podemos añadir bisaltos escaldados, espárragos trigueros, alguna rama de apio… E incluso huevo duro, gambitas, atún, queso… Eso depende de vuestro tipo dieta. La quinua se puede preparar en un momento o dejarla preparada de antemano bien cerrada en la nevera y, aunque nosotros siempre os aconsejamos que se compre y prepare sólo lo que se ha de consumir en el momento.

Como sabéis la quinua es un pseudocereal muy de moda procedente del altiplano boliviano (entre otros lugares). Es bajo en calorías y está aconsejado en dietas de adelgazamiento. El consumo de vegetales frescos es estupendo pues nos ayuda a reponer vitaminas y minerales, aportando agua a nuestro organismo. Las semillas nos aportan energía y oligoelementos.

Quinoa "Pasta" Salad. Protein-rich and perfect for packed lunches or a potluck!

Foto: http://www.pinterest.com/pin/465630048946544397/

INGREDIENTES:

3/4 vasos de quinua

1 tomate

1 pepino

1 cebolla morada

1 zanahoria en juliana

1 lechuga

1 manojo de rabanitos

1/2 aguacate

1/2 pimiento verde

1/2 pimiento rojo

semillas de sésamo

semillas de calabaza

perejil picado

aceite de oliva virgen

vinagre o zumo de 1 limón

sal

Lavar la quinua varias veces para eliminar la saponina, una sustancia que le da un sabor amargo y forma una espuma imposible de retirar durante la cocción. Escurrimos bien la quinua y la tostamos un poco en la cazuela. En otra cazuela ponemos el agua y cuando rompe a hervir echamos la quinua. Cuando rompe a hervir de nuevo bajamos el fuego y ponemos la tapa. En 15 minutos aproximadamente tendremos la quinua. Reservar y poner a enfriar. A nosotros nos gusta templada, no la ponemos en la nevera todavía, no hace tanto calor.

En ese momento lavar y trocear las verduras, picar todo salvo la zanahoria, que cortaremos en juliana. Unimos las verduras con la quinua  e incorporamos las semillas. Mezclamos bien todos los ingredientes. Preparamos el aliño vertiendo el aceite y el limón o vinagre en un frasco, ajustamos la tapa y lo agitamos hasta que emulsione.

Servir en un bol con la vinagreta por encima y espolvorear con perejil.

La leche de coco es una bebida vegetal con una alta concentración calórica y apenas proteínas, pero apta para cocinar y muy rica si moderamos su consumo. Nosotros la usamos como bebida vegetal, así tal cual, la dejamos fresquita en la nevera y a veces la mezclamos con piña natural en la batidora servida con mucho hielo o hacemos un granizado en la licuadora (tipo una Piña Colada sin alcohol, yo ahí lo dejo).

En batidos (enlaza aquí con nuestra página en Pinterest) es otra de sus posibilidades. La añadimos a la licuadora para que los batidos nos salgan más ligeros. Tenéis que probarla con frutos rojos y avena, ¡es deliciosa!

Otra de las posibilidades es como base para el té chai, es un resultado totalmente inesperado. Un día vimos un postre en internet, una Sopa de coco con té chai que nos pareció loquísima, pero lo probamos y la mezcla de las especias en un té negro Ceylon con el aroma del coco es chispeante, eso sí, fresquita.

En recetas thai: su uso es obvio. Los currys sin leche de coco no son currys, la verdad, y nosotros la preparamos con coco rallado, lo que nos permite preparar la que necesitamos. El curry de lentejas rojas con verduras frescas del mercado y buena mezcla de especias da unos resultados muy ricos. Os prepararemos la receta más adelante, os sorprenderá.

Y por último los bizcochos. Cada día los hacemos más sanos, harinas y sémolas ecológicas, sirope de arroz o de maíz, frutos secos, semillas, leche de coco, té… Con ligeras variaciones las recetas de toda la vida (un par de recetas son suficientes) se convierten en muchísimas…

Como veis es un producto muy versatil, parece mentira que una bebida vegetal tan particular se pueda utilizar de tantas maneras en la cocina.

INGREDIENTES:

470 grs. de coco rallado, 1/2 litro de agua hirviendo y 1/2 litro de agua fría.

PREPARACIÓN:

Batir el coco con el agua hirviendo un minuto y dejar reposar 5 minutos. Añadir el agua fría y batir otro par de minutos. Filtrar con una gasa tupida o un paño. Nosotros como lo hacemos con la ChufaMix no tenemos ningún problema con las cantidades ni con los filtros, y la pulpa la usamos en otras recetas.

Sencillo ¿verdad?